Besamanos de la Virgen de las Lágrimas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

El último culto de la Exaltación en el primer año de la reapertura de Santa Catalina

La Virgen de las Lágrimas vuelve a estar de besamanos en Santa Catalina, quince años después

Por  0:08 h.

 

La Exaltación ha sorprendido con el besamanos de la Virgen de las Lágrimas durante este último fin de semana del mes de octubre. Se cierra un ciclo en la hermandad, tras el primer año de la reapertura de Santa Catalina que se cumplirá el próximo mes de noviembre.

Hacía quince años que la imagen no recibía el beso de los sevillanos en su casa. Por tal motivo, la priostía ha instalado este culto en uno de los lugares más espectaculares de la ciudad, la capilla sacramental de Santa Catalina, un rincón barroco donde no queda un rincón sin decorar.

Por otro lado, la Virgen de las Lágrimas portó su manto de salida, una joya del bordado sevillano que cumple en este 2019, cien años desde su creación por parte del taller de Hijos de Olmo.

Un auténtico deleite visto en este fin de semana en este templo declarado como monumento nacional, como también lo es todo lo que posee en la hermandad de la Exaltación, que expone su patrimonio en los momentos claves de su calendario.

Besamanos de la Virgen de las Lágrimas / M. J. RODRÍGUEZ RECHI