Natividad, por Jesús Carazo

ARTE

Un retablo medieval, recuperado en el siglo XXI

La iglesia del Santa María del Águila de Alcalá de Guadaira recupera una recreación de su retablo del siglo XV perdido con los franceses

Por  0:15 h.

En el Museo de Alcalá de Guadaira se ha podido contemplar la pintura sobre tabla representando la Presentación de Jesús en el Templo, obra realizada por el pintor alcalaíno Jesús Alcarazo. Una excelente creación de impronta tardomedieval, aunque con alguna aportación personal contemporánea, que viene a completar el proyecto de recuperación de un conjunto desgraciadamente desaparecido del patrimonio artístico de esta localidad sevillana.

Presentación de Jesús en el templo.

La antigua iglesia mayor de Santa María del Águila, edificada probablemente hacia 1350 se enriqueció en el siglo XV con un notable retablo de pinturas sobre tablas que, lamentablemente, no ha llegado a nuestros días. La invasión francesa conllevó el expolio del santuario, salvándose una única tabla con el tema de la Natividad, pieza que desapareció en el asalto e incendio del templo el 19 de julio de 1936.

Tabla desaprecida de la Natividad

Los estudios realizados sobre este conjunto de tablas pictóricas destacaron su importancia desde muy pronto, partiendo de la opinión de August Meyer o la interpretación de José Gestoso, que sitúa las pinturas en el círculo del pintor Juan Sánchez de Castro, aunque Meyer elementos más primitivos en su realización y las relacionaba como las pinturas murales del monasterio de San Isidoro del Campo. La profesora Rosario Marchena realizó una documentada atribución a los pintores Gonzalo Díaz y Nicolás Calvo, citando el reconocimiento que hicieron ambos artistas en marzo de 1508 de haber recibido del mayordomo de la cofradías de San Bartolomé de Alcalá de Guadaira de 8000 maravedises como parte del pago de un retablo que realizaban para esa hermandad, que entonces radicaba en el templo de san Miguel.

Natividad, por Jesús Carazo

Según explica Vicente Romero Gutiérrez, entonces hermano mayor de la corporación, en enero de 2012 se firmó con el pintor Jesús Alcarazo la recuperación de la primera pieza del antiguo retablo, la que representaba la Natividad, proyecto al que siguieron otras escenas. Sobre esta obra, es el pintor quien nos explicó su proceso creativo:

Imacualada, Jesús Carazo

“Mientras que la Natividad era una reconstrucción (no me gusta llamarla reproducción puesto que no es una copia literal, tenemos el dibujo pero no tenemos el color aunque sepamos que los colores de la Virgen son el rojo y el azul). En la segunda tabla, la Asunción, realicé una obra personal sin ser copia de ninguna ya existente. Para realizarla ideé por primera vez un escenario que luego he aplicado a otras composiciones. Recuerdo que cada vez que observaba una obra de este tipo estudiaba hasta la forma de construir un pliegue. Aunque para decir verdad desde siempre me ha asombrado el misticismo que los maestros de la época imprimían a sus obras.”

Anunciación, Jesús Carazo

Un minucioso trabajo que convierte a un pintor del siglo XXI en un digno heredero de los maestros flamencos de fines del Gótico y de comienzos del Renacimiento: “Ya desde que era niño vi algo especial en ellos, recuerdo que con seis años me llevaron mis padres al Prado y al ver el Descendimiento de Van der Weyden me senté delante de él, abrí un paquete de galletas y estuve contemplándolo un buen tiempo. Hasta un guardia del museo recuerdo que me miró, hizo el amago de reñirme pero sonrió y se dio la vuelta. Desde que estaba en la asignatura de Procedimientos Pictóricos de tercero de la carrera (año 2003) empecé a investigar este tipo de obras. Siete años más tarde, (año 2010) el Ayuntamiento decide encargarme la felicitación de Navidad. En esos años corría por todos sitios una corriente de eliminar de la Navidad todo lo religioso, pero yo decidí ser fiel a mi forma y temática que me gustaba trabajar y decidí hacer una Virgen al estilo de Hans Memling. La felicitación llegó a la hermandad de Santa María y a partir de ahí despertó el interés de la Junta por mi trabajo.”

Un trabajo que pasa por intensas y delicadas fase sucesivas, desde el tratamiento de la tabla original, el estucado de los motivos ornamentales, el empleo del embolado y el dorado con pan de oro, la aplicación de las policromías con empleo de acrílicos y de óleos con barniz holandés, o el cincelado y estofado del oro que permite llegar al resultado final.

Anunciación, Jesús Carazo

Alcarazo alude en sus fuentes iconográficas a los maestros flamencos “pero me gusta tener en un sitio especial a Roger van der Weyden, no sólo por su habilidad compositiva sino por ser el más colorista de los maestros de Flandes. A título personal siempre he sentido gran interés por el sentido de la elegancia en la obra de William Adolphe Bouguereau. El naturalismo idealizado de Murillo y su capacidad de entroncar y tocar la fibra de la religiosidad de este pueblo. Por último, me encanta la obra de Lita Cabellut. Pintora catalana residente en Holanda, es admirable la capacidad que posee de llevar a lo contemporáneo y versionar modelos del Medievo y barroco holandés. De todas las tablas, considero la Presentación en el templo la más personal, tanto en composición como ejecución. Ya han pasado varios años desde que comencé el proyecto y he hecho mía la forma de trabajar. Las caras son personas de la vida real que mediante una estilización de sus rasgos nos llevan al concepto estético que hemos elegido para el retablo. Incluso las vestimentas, como es el caso de San José, no siguen un patrón copiado. No busco hacer retratos de personas porque creo que la obra religiosa aunque sea naturalista debe poseer un misticismo que nos incite a la oración”.

La gran experiencia de esta recuperación un patrimonio perdido lleva a pensar en otras obras que podrían volver a cobrar vida. Así se lo planteamos a Jesús Alcarazo, que también apunta algunas direcciones sobre esa intención: “Por no irme muy lejos, en el Santuario del Águila también existió un San Bartolomé que recabó en el museo de Bellas Artes de Cádiz. El mismo cuadro apareció en una conocida casa de subastas de Sevilla pero la hermandad debido a su alto coste no pudo optar a recuperarla. Pero cualquier encargo que viniera de este tipo de tablas doradas, tanto góticas como renacentistas, o códices miniados, siempre sería una ilusión.”

Reconociendo la obra de Francisco García Gómez en las tablas pintadas para el paso del Crucificado de las Misericordias de Santa cruz, todo un referente, Alcarazo muestras su satisfacción por el encargo de la hermandad de la Misericordia de Alcalá para para hacer su paso procesional. “Es una hermandad joven que tiene una manera diferente y admirable de plantear el resultado estético de su cofradía”.

Cartel de las Glorias de Alcalá 2018

Jesús Alcarazo es también autor del cartel de las Glorias de Alcalá, una novedosa obra donde ha introducido sus conocimientos en la mezcla del carboncillo y el oro. “Buscaba alguna forma personal de trabajar el cartel. Entiendo que actualmente existe una corriente muy contemporánea de concebir el cartel basada en la publicidad. El planteamiento es correcto y digno de alabar pero no se adapta a mi propio sentido estético. Para mí la figura humana y sus ropajes son el principal  tema o motor que me mueve a crear. En el cartel que te comento aunque aparece la imagen mariana no es el tema principal, la oración de San Fernando ante la Virgen es el tema del cuadro. Una figura humana que parte de un modelo de verdad al que visto e idealizo para buscar la estética de la época. Me encanta bucear en la estética de la historia del arte, de tal manera que una de las cosas que busco en cualquier cuadro es la atemporalidad, ese embrujo que da el tiempo a las obras para no saber cuando han sido hechas. Admiro la obra de Darío Fernández y Encarnación Hurtado en escultura precisamente por eso, porque bucean en la estética de la historia del arte y añaden un planteamiento personal fusionándolo y dando como resultado obras de gran belleza que se paralizan en el tiempo generando un agradable misticismo o unción.”

Autor de carteles, estofados, dorados, pinturas, tablas… la obra de un joven Jesús Alcarazo sigue en buena medida la del viejo Francisco de Goya cuando enarbolaba un lema incontestable, “Aún aprendo”. Podría ser una constante en la producción de este pintor alcalareño que licenciado en el año 2005 que reconoce cimentar los pilares de su pintora en las enseñanzas de su profesora María José González.  Parte de la idea de disfrutar día a día de la pintura y de subir un escalón en cada uno de sus trabajos. “Mi búsqueda personal está en hacer mía esta manera de trabajar, pero sé que sólo se pueda llegar a esto con un gran dominio de la figura humana tanto en el dibujo como en el color. Sólo de esta forma puede brotar lo que la mayoría denomina el estilo propio. El genio lo lleva en la sangre, el resto lo intentamos madurar con el paso de los años.”

Modelos y escenografía para la realización de la tabla de la Presentación en el Templo.

 

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Manuel Jesús Roldán

Últimas noticias deManuel Jesús Roldán (Ver todo)