El utrerano Emilio Alfaya deja un hueco importante en el mundo cofrade utrerano / A.F.

UTRERA

Utrera despide a Emilio Alfaya, actual hermano mayor de la Quinta Angustia

El utrerano, que también fue presidente del Consejo de 2001 a 2009, ha fallecido a los 63 años de edad

Por  0:01 h.

Emilio Alfaya González, una persona muy conocida y querida en los círculos cofrades utreranos, fallecía el pasado sábado 11 de mayo a los 63 años de edad. El utrerano no ha podido superar la grave enfermedad que le era detectada a lo largo de la pasada Cuaresma. En la actualidad ocupaba el cargo de hermano mayor en la hermandad de la Quinta Angustia, mientras que también fue muy importante su labor como presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías de Utrera de 2001 a 2009.

Desde el mes de noviembre de 2017, Alfaya ocupaba el cargo de hermano mayor de la Quinta Angustia, una corporación religiosa que fue una parte muy importante en su vida y donde deja un hueco muy complicado de llenar. Una hermandad utrerana, que con Emilio a la cabeza, se encontraba ya inmersa en la preparación de los actos relacionados con las bodas de oro de su fundación, que se cumplirán en el año 2021. Y es que Emilio Alfaya ha sido sin lugar a dudas una de las personas más importantes para esta hermandad utrerana, donde ya había ocupado el cargo de hermano mayor en la década de los 90, en los años en los que la hermandad local celebraba sus primeros 25 años de vida.

Además, también ha sido una persona muy importante para el conjunto de las cofradías utreranas, ya que ocupó el cargo de presidente del Consejo Local de Hermandades y Cofradías entre 2001 y 2009. Años muy intensos en los que hay que destacar principalmente el año 2007, de gran actividad en la localidad debido a la celebración del Año Jubilar con motivo del quinto centenario de la llegada a Utrera de la Virgen de Consolación, en los que el Consejo tuvo protagonismo con la puesta en marcha de un Santo Entierro Grande.

Así, en estos días, han sido numerosos los utreranos que se han acercado a la parroquia de Santa María de la Mesa, el templo donde se ha instalado la capilla ardiente, para darle el último adiós a este utrerano tan comprometido con las hermandades de su localidad.