Capilla de los Servitas

Por  1:13 h.

LA CAPILLA DE LOS SERVITAS, situada en la calle Siete Dolores de Nuestra Señora, es una edificación paredaña con la iglesia parroquial de San Marcos, cuya construcción dio comienzo en 1746 a expensas de la primitiva Hermandad Servita, hasta ese momento radicada en el templo parroquial.

La fachada es un lienzo de ladrillo en el que se abre la puerta, sobre la que hay un retablo cerámico con la Virgen de los Dolores entregando el escapulario a San Felipe Benicio y Santa Juliana Falconieri. El interior es de una sola nave con techumbre plana. El retablo mayor es barroco y en la hornacina central del mismo se venera el grupo de la Piedad formado por Nuestra Señora de los Dolores y el Cristo de la Providencia, obras ambas de José Montes de Oca, en 1730. En el lado del Evangelio se venera la imagen de María Santísima de la Soledad, obra de Antonio Dubé de Luque, que remodeló totalmente en 1966 una Dolorosa realizada por Antonio Castillo Lastrucci.

En la capilla se conservan las imágenes de San Juan Evangelista y María Magdalena que primitivamente acompañaban al grupo de la Piedad. Ambas obras están atribuidas a Montes de Oca. De esta capilla sale el Sábado Santo la Hermandad de los Servitas.