Ossama, guía de peregrinos en Israel / ABC

Leones de Nazareth

Por
Actualizado:

Los cristianos son una minoría en Israel, y los de cultura y raza árabes se han convertido, por desgracia, en una rareza. Hay hasta quien les pregunta por la fecha de su conversión, cuando hay árabes que han sido cristianos desde siempre. Árabe no es sinónimo de musulmán, aunque muchos lo asimilen como tal. Y para los cristianos, árabes o no, no es fácil vivir en un país donde la identificación del Estado con la religión judía es cada vez más estrecha y donde los obstáculos, presiones y tensiones los llevan a emigrar y a dejar su hogar en busca de una vida mejor.

Ossama es uno de estos árabes cristianos, y además católico. No ha tenido una vida fácil. Tuvo que costearse unos estudios superiores con su propio trabajo desde adolescente porque su padre no podía sostener una educación más allá de la más elemental. Hoy es guía, guía de peregrinos en Tierra Santa. Y obvio adrede el calificativo de turístico, porque los peregrinos no van de «viaje» a Israel, sino a encontrarse con el suelo sagrado donde nació, vivió y resucitó el Señor, a pesar de que ahora un maldito virus coronado nos tenga confinados en nuestros hogares.

Como su nombre indica, Ossama es un león que sorprende por su compromiso vital con la religión cristiana y por su profundísimo conocimiento de las Escrituras, tan vasto que más de un peregrino se siente, más que deslumbrado, cohibido por la propia pobreza intelectual en cuestiones bíblicas. Ossama da las gracias a Dios cada mañana y canta, literalmente, alabanzas al Padre, alegre por cada instante que nos regala, sin titubeos y sin vergüenza. Es tan grande su Fe que «contamina· irremediablemente a aquellos a los que guía al encuentro del Señor. Ossama es pura emoción contagiosa, razón plena, regocijo apabullante.

Ossama con un grupo de peregrinos en Jerusalén / ABC

Gracias a Ossama, un grupo de peregrinos sevillanos, unidos a través de un chat, nos levantamos cada mañana de esta triste cuarentena con la sensación de que el Señor nos protege y nos cuida y de que, si hubo algún momento en el que parecía que los valores y los principios morales se habían perdido en nuestra sociedad entre el relativismo y la pertinaz mala uva propia del ser humano, la certeza de la unión en Cristo nos fortalece y acrecienta más si cabe nuestra amistad.

La Cuaresma, este tiempo de conversión que nos invita a prepararnos para la salvación por el Amor, debería convertirse en punto de partida para todos los que unidos en nuestra Fe reivindicamos la presencia del Señor en los Sagrarios de los templos y en el corazón de todos.

Viviremos así una Semana Santa ansiosos por dar gracias a Dios cuando todo pase, cuando este dichoso coronavirus que reparte enfermedad y muerte por doquier nos permita salir a la calle y celebrar la alegría de haber salido reforzados de esta terrible pandemia. Mientras tanto, no nos queda más remedio que aprender a ser leones fieros pero dulces, ejemplo vivo, perfectos en nuestra capacidad de amar, generosa, desinteresada y gratuitamente. Leones de Nazareth frente al coronavirus.

Alejandra Navarro González de la Higuera

Alejandra Navarro González de la Higuera

Subdirectora de ABC de Sevilla
Alejandra Navarro González de la Higuera

Últimas noticias deAlejandra Navarro González de la Higuera (Ver todo)