El Recuadro

Hermandades malajes

En el Consejo de Cofradías las hay de penitencia, sacramentales, de gloria... y malajes
Por
Actualizado:

Ea, esto ya casi está aquí. Ya estamos en octubre y pronto sabremos el pregonero, el cartelista y la imagen que presidirá el Vía Crucis de las Cofradías. Y cuando nos hayamos dado cuenta, ya hasta sabremos la fórmula exacta que va a tener este año, ¿qué digo yo?, el Miércoles Santo. Porque hablar de los problemas y soluciones del Martes Santo está al alcance de cualquiera. Y comentando esto, un sevillano obviamente rancio, que es de una cofradía donde no pueden ver a los de otra que la tienen por competencia y cuyos nombres haré bien en callármelos, no vayamos a tenerla, me dijo:

-¿Pero qué te esperas de ese tío malaje? ¿Tú no ves que es tan malaje como su cofradía? ¿De qué otra cofradía iba a ser ése, como no fuera de esa hermandad tan malaje?

Es verdad. No habíamos caído, pero hay hermandades malajes. Yo hasta ahora había descubierto que una cosas son las hermandades serias, muy serias, y otra las hermandades tristes, que hasta parecen de por ahí, de la poca gracia que tienen cuando ponen sus pasos en la calle. Pero ahora la apreciación de este sevillano rancio me hace ver que las clasificaciones de cofradías que podemos hacer son infinitas. Y que algunas se llevan la palma no en caer bien a la gente o en caer mal, sino en, eso, en resultar chocantes de malajes que son.

Mi duda es si son malajes los componentes de su junta de oficiales y su hermano mayor o la cofradía toda en sí.

-No, es la cofradía toda, no sólo su mesa. Nadie con gracia y con alegría para las cosas nuestras se apunta en una cofradía malaje, donde te choca hasta la cara del hermano mayor. ¿No dicen que los toros se parecen a sus ganaderos? Pues en las cofradías pasa algo por el estilo, que se parecen a los integrantes de sus juntas. No sé si porque son un reflejo de la cofradía o porque la cofradía entera se mira en el espejo de esos tíos tan malajes de su junta.

La cofradía malaje, que las hay, y más de cuatro, y más de cinco, no es que le caiga mal a la gente. Es que no le cae. No arrastran devoción más que de otros tíos tan malajes como ellas. No son la alegría en la calle un día de Semana Santa, ni el gozo de un barrio entero. Son tan atravesadas como muchas cosas y mucha gente de Sevilla. Aquí tenemos fama de simpáticos y abiertos, pero hay en Sevilla cada atravesado que…

-Que no lo supera lo atravesada que es una cofradía malaje.

Si aquí hubiera aquel sentido antiguo de la guasa de Er 77 o de hablar en camelo, diríamos que en el Consejo de Cofradías las hay de penitencia, sacramentales, de gloria… y malajes. Y al decir esto me acabo de dar cuenta de que la «malajidad» no es privativa de las cofradías de penitencia. En las hermandades de gloria, que deberían ser lo que su nombre indica («letíficas» las llaman los cursis), hay muchísimas que son bastante malajes. Son un buen vivero de hermandades malajes y de cofrades malajes. Y en las pocas sacramentales puras, no fusionadas con la de penitencia del mismo templo que van quedando, ni te cuento. Malajes a puntapala.

¿Le gustará al sevillano ver cofradías? Tela. A pesar de las sillitas y de la que va a ser esto la próxima Semana Santa, cuando a los problemas habituales de la saturación y las bullas se unan todos los alojados en los pisos turísticos que se echen a la calle a ver cofradías, sin tener idea de cómo hay que andar por Sevilla en esos días. Bueno, pues con lo que le gusta al sevillano ver cofradías, sé de muchos que pasan de capirotes cuando llega una hermandad malaje. Que hace años que no la ven en la calle. O que no la han visto nunca. Vamos, no se dan carrerones ni sofocones si llegan las 11 de la noche y aún no la han visto en la calle. Como hay otros que parecen predestinados para ser de hermandades malajes. Tienen tipo y cara de eso. Mire a ese sevillano en que está pensando y diga conmigo:

-Hay que ver la cara de hermano mayor de cofradía malaje que tiene ese tío. Con razón es hermano mayor de esa cofradía tan malaje. Con esa cara y esa carácter avinagrado y atravesado no podía ser otra cosa…

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Últimas noticias deAntonio Burgos (Ver todo)