Adornos en la plaza de San Gonzalo / RECHI

¿Y la de San Gonzalo?

Por
Actualizado:

Nada, hijo, siguen erre que erre con la limpieza.

— Hacen muy bien. Sevilla está muy sucia, y hay contenedores rebosantes que dan asco, como se hartan de denunciar los de Ciudadanos.

No, la limpieza que les preocupa es la que traía por la calle de enmedio a la Santa Inquisición con los judíos: la limpieza de sangre democrática. Padecemos una nueva Inquisición, de la dictadura de lo Políticamente Correcto, de los comunistas de la nueva observancia, radicales, antisistema, podemitas y demás. Y a estos nuevos inquisidores les ha dado por la limpieza de sangre democrática, en aplicación absurda de la que llaman Memoria Histórica. Que no es toda la Historia, sólo la mitad: las muertes de un lado, no las del otro. Y todo, además, para hartarse de llorar. Con carácter retroactivo y con muy poco conocimiento en muchos casos de la verdadera Historia, se inventan biografías con total desconocimiento de los personajes a los que quieren someter a las pruebas de limpieza de sangre democrática para ponerlos en la pira de la Laica Inquisición y meterles mecha.

— Pues la limpieza que debería preocuparles era la de Sevilla, que bien sucia está.

Esa no les preocupa. Sólo la que suponga una revancha. Hasta extremos ridículos. Hasta desdiciéndose de sus propias decisiones anteriores, como aquella tan divertida de la Plaza de Ruiz de Alda. Le quitaron el nombre y le pusieron “Aviador Ruiz de Alda”. Dije entonces, y lo repito, que esto es tan ridículo como que tú coges a un fundador de Falange Española, lo montas en un avión, como el “Plus Ultra”, y ya deja de ser fascista y puede tener calle. O lo de nuestro querido Pemán. La calle se llamaba “José María Pemán”. Le pusieron “Escritor José María Pemán”. Y dije y repito: muy útil lo de aclarar que era escritor, porque hay mucha gente que sigue creyendo que Pemán era ingeniero de Caminos.

Ahora ellos mismos ponen la marcha atrás y hasta a Pemán y a Ruiz de Alda los quieren borrar del callejero. Y sin tener ni puñetera idea del liberalismo del sevillanísimo Joaquín Romero Murube, me lo quieren caricaturizar con camisa azul de Falange, desconociendo los muy lerdos que quien lo hizo conservador del Alcázar fue precisamente el Ayuntamiento de la II República. Se quedó en Sevilla tragando quina con el nuevo Régimen, mientras que si se hubiera ido al exilio, su obra completa hubiera sido editada por Losada en Buenos Aires y tendría en la historia de la Literatura Española el lugar que ahora, por su cernudiano “error de amor” con Sevilla, le niegan. Me resisto a tener que defender a Romero Murube de los bárbaros iletrados. Tan de broma es, que me parecen “las cosas de Joaquín” incluso después de muerto.

¡Y hasta a Jaramillo quieren quitar del callejero, señores béticos! ¿Y lo de San Gonzalo? Quieren quitarle el nombre a la parroquia del Barrio León, titulada así por Queipo, como Santa Genoveva lo fue por su esposa. No creo que se atrevan. Como le quiten el nombre a San Gonzalo, seguro que los nazarenos de esta cofradía los corren a ciriazos a los que tal pretenden. ¿Y no reconocen que fue Queipo el que hizo esas casas de San Gonzalo? ¿O habrá que derribarlas? Lo mismo digo de Santa Genoveva, que de momento se les ha ido vivo y no quiero darles ideas. Pero mire usted qué contradicción: en ambos casos, San Gonzalo y Santa Genoveva, se trata de nombres por los que se conoce a sendas cofradías popularísimas, donde seguro que salen de nazarenos muchos votantes de los que quieren borrar esos nombres. Vamos, que no son La Quinta Angustia precisamente ni sus nóminas están llenas de hermanos con apellidos largos. Todo es un despropósito tan gordo como incoherente. Como ya dije en el asunto tristísimo de la Basílica de la Esperanza Macarena, nada, que el principal problema de Sevilla, querido Joaquín Romero Murube que estás en los cielos que perdimos, es que tu nombre rotula una calle junto al Alcázar, en la que siempre suena “Cristo en la Alcazaba” como la ciudad siempre estaba en tus labios.

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Antonio Burgos

Últimas noticias deAntonio Burgos (Ver todo)