El Cristo de las Siete Palabras el Miércoles Santo. Foto: Vanessa Gómez
El Cristo de las Siete Palabras / ABC
NODO

Círculo de dolor

«Hace tiempo abrió su Círculo a Sevilla para que la ciudad pudiera contemplar las maravillas que salen a la calle durante los días del gozo»
Por
Actualizado:

Siempre está ahí, a un clic de distancia. Es una música dulce y evocadora que nos lleva al centro de la noche, a ese lugar donde habita el misterio. Te sirve para recogerte cuando escribes, para ahondar en las palabras sin forzar el gesto ni la sintaxis. La escribió Abel Moreno hace más de treinta años y forma parte del imaginario colectivo de la Semana Santa de tu generación: La Madrugá.

La escuchas en la suavidad de los oboes mientras te quedas a solas con el dolor que imaginas en el costado concreto de ese amigo que siente, hoy, el desgarro de la ausencia. La Semana Santa es una forma de escribir la vida a través de los recuerdos, una manera de ordenar el tiempo con las herramientas dolorosas de la memoria. Ese amigo tuyo volverá a sentir el dolor que provoca la muerte de la mujer amada a cada paso, en cada balcón traspasado por la sombra de quien se fue, en cada esquina punzante como los recuerdos que se agolparán en sus ojos.

Hace tiempo abrió su Círculo a Sevilla para que la ciudad pudiera contemplar las maravillas que salen a la calle durante los días del gozo. Ahora es la ciudad quien lo encierra en su círculo de dolor, en esa soledad que será su compañera cuando no encuentre el eco para sus palabras, el reflejo de su mirada en otros ojos que el tiempo ha cerrado definitivamente. Eso te envuelve como la música de Abel Moreno que suena en el ordenador mientras escribes. Ves su sonrisa apagada, su tristeza construida con el cincel de la verdad, Y lo abrazas aunque no estés con él.

Ahora comprendes que esto no es un juego, que esto no es como la vida: es la vida misma. Desprovista de adornos inútiles, de ritos estériles. Ese círculo de dolor os une cuando entras en la Basílica y ves a la Hebrea de los ojos grandes, a la Única que puede llevarle la Esperanza que ha perdido. Rezas por él, por la mujer que ya está en las manos luminosas de la Virgen, por los hijos que han perdido a la madre que los protegía de la misma sombra que se la ha llevado. Y sientes que él haría lo mismo por ti si el círculo del dolor te hubiera envuelto en una situación similar.

El Círculo de Pasión está de luto en Sierpes. La Semana Santa es una red de afectos. Suena La Madrugá y aparece tu amigo Práxedes con la sonrisa inevitable que ahora te duele por dentro. Y el mundo gira y llora en el perfil cerámico de la Estrella.

Francisco Robles

Francisco Robles

Francisco Robles

Últimas noticias deFrancisco Robles (Ver todo)