Las puertas de San Sebastián abriéndose para que salga la Paz / VANESSA GÓMEZ
EN CUARENTENA

Ser o no ser

Por  0:21 h.

¿Qué es Sevilla? Sevilla es el dilema shakesperiano entre lo que es y lo que no. Sevilla es un soliloquio existencialista que vuelve a tu memoria cuando desempolvas el cajón donde guardas la túnica. Sevilla es el patio del recreo lleno de escapularios azules a punto de cumplir su misión. Sevilla es la paz que está por venir tras la puerta del sol. Sevilla es una zambra azul y plata en la vieja muralla. Sevilla es un ejército blanco en fila, donde están los que estuvieron y donde estarán los que no han llegado. Sevilla es una veleta femenina en lo alto de la Giralda que va marcando el camino. Sevilla es, también, el beso traicionero de Judas y un desprecio herodiano a tus espaldas. Sevilla es el amor. Sevilla es el pueblo cautivo que camina detrás de un solo hombre. Sevilla es la humildad de un barrio en la encarnación del Hijo. Sevilla es una Inmaculada de Murillo que sale de un museo. Sevilla es un jardín pintado de noche y que es frontera de la madurez. Sevilla es la almena del Alcázar a la luz de mi Candelaria. Sevilla es el haz y el envés, el derecho y el revés, el alfa y la omega, el principio y el fin. Sevilla es el Apocalipsis que anuncia quien ha de venir. Sevilla es estudiante del Evangelio: «Que su luz brille delante de la gente». Sevilla es un puente que atraviesa el meridiano entre la vida y el recuerdo. Sevilla es un Arenal de sangre azul manchada de albero. Sevilla es un siglo en blanco y negro asomado al balcón de la nostalgia en Recaredo. Sevilla es una lágrima derramada al volver a casa. Sevilla es una fábrica abandonada que se aproxima a su victoria. Sevilla es un valle en la Arcadia donde Caín abrazó a su hermano. Sevilla es el maestro que ve pasar la Obra de Dios de su mano. Sevilla es el dogma de silencio en la noche más oscura del alma. Sevilla es la serpiente del pecado abrazada al Hombre que quiebra las tinieblas. Sevilla es un calvario que siempre espera. Sevilla es la cara morena a la que rezas, pregonera. Sevilla es la danza de la alborada. Sevilla es Triana. Sevilla es errante en otro valle de angustias. Sevilla es una muerte que se anuncia y nunca llega. Sevilla es la inspiración barroca del renacimiento. Sevilla es el bandido convertido. Sevilla es la canina que Valdés Leal pintó para recordar que somos polvo y que así acabaremos. Sevilla es la nostalgia. Esa es la cuestión: Sevilla es la esperanza que siempre vuelve como un beso en primavera.

Javier Macías

Javier Macías

Coordinador en Pasión en Sevilla
Redactor de ABC. Coordinador de Pasión en Sevilla