El Gran Poder, este Viernes de Dolores, al bajar de su altar para el besamanos / HDAD. GRAN PODER
EN CUARENTENA

Trasiego

Por  0:15 h.

Cuaresma es una palabra que, entendida al sevillano modo, es sinónimo de trasiego. De cera entre el Aljarafe y los templos, de túnicas entre las casas de los abuelos, los padres, los tíos, los primos y los vecinos. De idas y venidas a la tintorería, a las casas de hermandad a por las papeletas de sitio, las medallitas y hasta las pulseras que ahora también dan los nazarenos.

Trasiego de los carros para los cirios que van cargados de cruces para los penitentes, esas que salen varias veces en Semana Santa. Tantas como hermandades tiene el barrio.

Hay lugares en esta ciudad en los que siempre es Cuaresma.

Son esas iglesias habitualmente llenas de gente aunque no se esté celebrando misa. Esas iglesias en las que el bisbiseo de los rezos se acompaña con los pasos de quienes entran y salen, y en las que se mezclan personas de lo más variopintas.

En las primeras filas están sentadas las señoras que acuden todas las semanas a rendir cuentas, a comentar cómo les va la vida e incluso a dar las gracias. O a pedir explicaciones que de todo hay. Su visita al templo forma parte de una liturgia doméstica en la que se incluye la cita con las amigas para tomar café antes o una cervecita después y, por supuesto, la compra del cupón.

El bullicio lo aportan las excursiones (no siempre de niños) que ese día han decidido apostar por el patrimonio histórico-artístico y no se dan cuenta que están interrumpiendo un diálogo íntimo y relevante.

Hay también los que han pasado por casualidad en medio de una gestión del trabajo y, al ver la puerta abierta del templo, han entrado. Suele ser a ellos a los que les suena el móvil y quienes se llevan las miradas de reproche “que estamos en la iglesia”.

En este marco aparecen los turistas que unen ahora su reconocible estética a su cara siempre pegada al móvil porque se han descargado el código Bidi donde les cuentan desde los orígenes de la iglesia hasta un vídeo con la última salida procesional de la cofradía. Ventajas de la tecnología.

Pero hay algo que los iguala a todos sean jóvenes o adultos, sean fieles o transeúntes casuales, de Sevilla o de cualquier parte del mundo. Todos miran hacia arriba, hacia el camarín o el altar, según los casos. Ahí está lo importante y todo el mundo se da cuenta. Rápidamente, además.

Stella Benot

Stella Benot

Stella Benot

Últimas noticias deStella Benot (Ver todo)