La Esperanza de Triana, el Domingo de Pasión, en su paso / M. J. RODRÍGUEZ RECHI
La Esperanza de Triana, el Domingo de Pasión, en su paso / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Primer golpe. En el mismo sitio

Por
Actualizado:

Hace años que estabas peleado con el Domingo de Pasión. Era el día del año que más ansiabas, más incluso que el Domingo de Ramos en el que todo comenzaba a acabar, pero las muchedumbres de ahora te echaban hacia atrás; te espantaba. Eso de perder la tarde en las colas para entrar en los templos te ponía de los nervios. Por eso optabas por vivir la mañana y retirarte pronto. Hoy estás retirado a la fuerza, como ayer, como mañana. Y darías lo que no tienes por ponerte el traje y entregarte a la ciudad que acaba de ensanchar la luz. Te acuerdas de lo que escribió Barbeito el poeta:«Tiene la tarde una hora más que la tarde de ayer, la pidió el atardecer para estar contigo ahora…»

Pero sabes que te digo. Que esto si sirve, es para aprender a gozar de los tesoros cotidianos. Sal a la calle. Vete paseando a la Universidad y besa a la Buena Muerte. Pasa por San Pedro, los Terceros y la Mortaja y después acércate a San Juan de la Palma y así ver como La Amargura cuenta en sus dedos los días que le quedan a la luz de su domingo. Vete a San Gregorio aunque haya cola, toca la mano inigualable de Las Aguas, siéntate frente a Montserrat y al Buen Fin y al final cruza cualquier puente y ponte mientras anochece frente a la Madre del Cachorro. Eso el año que viene lo tenemos que hacer. Hay que verse, hay que vivirse. La Semana Santa te espera donde solía, en el mismo sitio y a las mismas horas.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)