El arzobispo Juan José Asenjo, en la bendición del Santísimo en la puerta de la Asunción en un Corpus 2020 histórico / VANESSA GÓMEZ

Primer golpe. El ensayo

Por
Actualizado:

La bendición episcopal del pasado jueves del Corpus se convirtió el primer acto de culto público desde la irrupción de la pandemia. ¿Decepcionante o esperanzador? Pues esto es como la botella
medio llena o medio vacía. No se registraron aglomeraciones y se mantuvo un cierto distanciamiento social entre quienes acudieron, pero fueron tan pocos los que se acercaron que queda claro cuáles son los grandes elementos de atracción de una celebración religiosa pública: los pasos y la música. A pesar de ser una conclusión que desvela grandes contradicciones, nos da una idea de qué es lo que habría que hacer en el caso de plantear modelos alternativos de culto en las calles. El presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Omella reconoció esta semana la existencia de una negociación con el gobierno para la vuelta del culto público. Si se convocan manifestaciones y concentraciones por qué no se pueden autorizar romerías y procesiones, vino a expresar el
purpurado barcelonés. Por tanto estamos a las puertas de conocer alguna señal que alumbre algo sobre la próxima Semana Santa con todas las reservas del mundo ya que, antes de que llegue el
remedio eficaz contra el virus, los rebrotes también marcarán el ritmo de la vida. ¿Está pensando alguien ya en un tipo de Semana Santa diferente hasta que el Covid-19 sea como una gripe? La
respuesta es afirmativa.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)