Los titulares de la Estrella en San Jacinto / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Primer golpe. El aroma de las violetas

Por  8:00 h.

A la Parroquia de San Jacinto solo le faltan dos cosas para volver a los tiempos en lo que era el centro de la espiritualidad de Triana: el simpecado del Rocío y el intenso aroma de violetas que desprendía la Estrella para inundar de perfume la nave del bautismo a la que ahora han vuelto los titulares de la hermandad. El Rocío regresará en las vísperas de Pentecostés para iniciar el camino hacia la aldea y las violetas seguro que vendrán algún día. Puede que hasta sean la firma que rubrique ese nuevo tiempo en el que nada es incompatible. Porque con el traslado de la cofradía trianera del pasado 1 de mayo se vino a cerrar esa dialéctica de las distintas sensibilidades que arribaron a la Iglesia de Sevilla tras el Concilio Vaticano IIº. Ha pasado más de medio siglo de aquellos años en los que a las hermandades les costó tanto asumir que la Iglesia había cambiado mientras que a un sector de la Iglesia también le costaba entender las cosas de la religiosidad popular. El tiempo y la generosidad han sido la aguja y el hilo para coser lo descosido, utilizados con tino en el caso de San Jacinto y La Estrella por cuatro personas fundamentales en el empeño: el desaparecido Manuel Domínguez del Barco, Fray José Rafael Reyes, Fray Javier Rodríguez y el actual hermano mayor de la Estrella Manuel González Moreno. A ellos se les debe el repunte de alegría que llegó corazón de Triana el pasado 1 de mayo.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)