Enrique Osborne Isasi / ARCHIVO ABC DE SEVILLA

Primer golpe. Enrique Osborne

Por
Actualizado:

El entonces joven periodista no olvidará nunca aquel pregón con el que se estrenaba transmitiendo junto a Ricardo Ríos. Hacía mucho tiempo que escuchaba hablar de Enrique Osborne como candidato pero hasta este año, 1983 no le tocó el turno de ponerse delante del atril. Fue el último que se designó en la casa de la calle San Vicente del médico de Pasión Paco Navarro que durante décadas sirvió como una Sixtina en estas elecciones ante la falta de una sede adecuada para el Consejo. En el Teatro Lope de Vega y tras sonar la marcha de Ruiz Amé Virgen de Regla, José Luís Ortiz Nuevo hizo la mejor presentación de un pregón de cuantas se recuerdan. Después sonó Amargura.

El jovencísimo secretario del Consejo y pregonero del año anterior José Joaquín Gómez González estaba sentado junto a él. Y por eso pasó el peor rato de su vida cuando Osborne le dijo que no se podía levantar por el cuerpo cortado que se le había puesto. Después bebió agua se dirigió al atril y desgranó uno de los pregones contemporáneos más bellos que se recuerdan. El pregón de la ausencia de la Semana Santa aquilatado por los muchos años que Enrique estuvo añorándola fuera de su tierra. Si pueden, léanlo y verán. En sus páginas se retrata la personalidad de un hombre excepcional que llegó a escribir hasta la oración que se leyó el jueves en su funeral. Hasta siempre.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)