Exposición del Dulce Nombre en el Círculo Labradores / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Primer golpe. La Bofetá

Por  8:00 h.

Por fortuna, todavía hay cofradías cuya imagen proyectada es fiel al carácter que siempre han tenido. En una etapa de globalizaciones y sobre todo de emulaciones, la hermandad de la Bofetá, la del Dulce Nombre no ha caído en ninguna de esas trampas. Sigue siendo esa cofradía elegante que refleja en su manera de presentarse y en el patrimonio el espíritu serenamente señorial del barrio de San Lorenzo. Ahí está el paso de misterio. ¿Lo han visto cuando anda? No le hace falta más que ir de frente, sin aspavientos ni convulsiones. ¿Y el palio? Cuando hace tiempo alguien lo definió como la gracia de Sevilla dió con la mejor explicación de lo que significa.

La hermandad, que está arrancando el centenario de su reorganización, enseña en la exposición del Labradores ese espíritu. Comisariada por Juan Pedro Recio se aprecia como la cofradía logró reunir a los creadores que marcaron su tiempo, Castillo Lastrucci, Rodríguez Ojeda, Elena Caro, López Farfán o Pérez Calvo, para formar un cortejo unitario e incontestable. La muestra también sirve para romper tabúes exponiendo imágenes de culto que se enseñan con toda la dignidad de mundo. Muchas hermandades mucho más veteranas deberían tomar nota de la historia de la Bofetá. Y entender que la personalidad es lo único que no se debe estar estrenando cada dos por tres.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)