Virgen del Rocío / JAVIER COMAS

Primer golpe. La década prodigiosa

Por  8:00 h.

Si comparamos el Rocío de hace 10 años con el de hoy coincidiremos en que la Matriz de Almonte le ha dado al movimiento rociero un impulso enorme. Dos años jubilares, dos procesiones extraordinarias, un museo, la culminación del Santuario, la mejora del paso, un incremento patrimonial y espiritual extraordinario… En la mayor parte de este periodo la maquinaria ha estado pilotada por Juan Ignacio Reales un profesor universitario cuyo fecundo mandato será de los que se recuerden. Sin embargo hay un aspecto que ha quedado pendiente para la nueva junta que comandará Santiago Padilla. Durante estos años, sobre todo tras 2011 que fue cuando se rompió el varal, la Matriz ha intentado ordenar la procesión. La mejora se notó. Sin embargo el pasado lunes se evidenció una realidad que no gusta a ningún rociero y disgusta a todos los almonteños. Tras una madrugada memorable, en el tramo final de la procesión, el que va desde la calle Almonte hasta la entrada, el paso estuvo continuamente caído. La situación se vio agravada en los últimos compases del recorrido que fue cuando la Virgen apenas podía estar más de 40 segundo sobre los hombros. Analizando las imágenes, la conclusión que se extrae es que las caídas se deben más a una cuestión de técnica que de fuerza o tal vez a la inexperiencia de quienes participan. Resolver la situación es sin duda un gran reto para los próximos años.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)