El pregonero agradece al público la ovación / JUAN FLORES

Primer golpe. El pregón más deseado

Por  8:00 h.

Hay muchísima gente que ha sentido el dolor por la marcha de Rafael González Serna. Gente que no le conocía más que por su obra musical, sus canciones, sus sevillanas pero sobre todo por su pregón del año 2016. Fue tanta la identificación entre el pregonero y el auditorio, ampliado más allá del aforo del Teatro de la Maestranza, que a Serna miles de personas le consideraban como de la familia. Por eso el dolor de su muerte se ha vivido como propio.

Y es que González Serna pudo ser el pregonero que más entusiasmo le puso a la tarea de elaborar el encargo y de ponerlo en escena de manera impecable aquel Domingo de Pasión, uno de los días más felices de su vida. Iba a ser el elegido el año anterior pero el Consejo cambió los planes. Por eso cuando llegó la hora de su designación el gozo fue doble, y tan inmenso que le salió un texto de los que se recordarán siempre. Todos sabemos que hay muchos tipos de pregones: poéticos, místicos, de vivencias, previsibles, imprevisibles… El de Rafael fue absolutamente distinto y tan efectista que provocó del respetable unas ganas inmensas de que llegara ya la Semana Santa. Porque más que un pregón, González Serna escribió un sueño y con los sueños hermosos no hay muerte en el mundo que pueda con ellos. Rafael ya no está pero late en su pregón, ese que le hará vivir eternamente. ¡Donde está oh muerte tu victoria!

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)