Joaquín Sainz de la Maza

Primer golpe. El silencio del adiós

Por  8:00 h.

Joaquín Sainz de la Maza ya es historia en el Consejo. Como estaba previsto, esta semana se presentó en los plenos para despedir su mandato. En todos los casos el adiós fue recibido con el silencio de la concurrencia. Parecía Viernes Santo en San Antonio Abad. En la Asamblea del el jueves y ante el vacío posterior a sus palabras el hermano mayor del Santo Entierro en el ejercicio de palmero de guardia se levanta y pide un aplauso. El remedio fue peor que la enfermedad porque solo batieron palmas los consejeros y un grupo de asistentes.  La triple despedida fue triste pero constituye la expresión de un estado de opinión mayoritario: este ha sido un mandato fallido. Aupado por las Glorias, Sainz de la Maza llega como un reformador de corte relativista con el que casi todo era posible. Se estrena con grandes elecciones de pregoneros y cartelistas para el 17 y se marcha con el experimento del Santo Martes con el que demostró que si se quieren cambiar las cosas hay que hacer cambios. Ahí se quedó su gran reforma, en la jornada probeta ya que lo demás fueron anuncios de cambiar cosas que nunca iban a cambiar.  Dicen que personalmente y desde el jueves, cuando se despojó de la carga institucional, el ánimo no está tan bajo. Mejor así. Lo primero es el ser humano. Las circunstancias siempre cambian.

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)