Cristo de la Conversión de Montserrat / M. J. RODRÍGUEZ RECHI

Primer golpe. El Vía Crucis de Montserrat

Por  8:00 h.

En Sevilla no va a haber año Juan de Mesa en 2020. La iniciativa de Paco Yoldi de llevar la Catedral a las imágenes que cumplen cuatro siglos no fue ni considerada en los despachos. En 2020 ni el Gran Poder ni el Cristo de los Estudiantes van a salir en el Vía Crucis del Consejo. Ni aunque cumplan cuatro siglos, ni aunque tengan una devoción y una capacidad de atracción para mover muchedumbres. Todo lo más podrían llamar a una imagen atribuida que en su día no salió porque llovía, el Yacente del Santo Entierro. Bueno, eso si no se repite la guerra de los consejeros a ver quién colocaba antes al suyo. A un año del próximo acto cuaresmal da la impresión de que
todo seguirá igual.

Sin embargo el Vía Crucis del Cristo de la Conversión le ha dado un zamarreón a los amigos del café para todos. Por supuesto que importa la imagen. Por supuesto que el factor de valor artístico e histórico tiene que ver con el desarrollo y la participación en el acto. Los hermanos de Montserrat organizaron, sin cortejo kilométrico algo
modélico poniendo por encima de todo la presencia del portentoso crucificado. Al recordar el del lunes pasado y ante la sobreabundancia de Vía Crucis parece que el
del Consejo hay que repensarlo. Cuando nació solo había uno. Ahora tenemos treinta y tantos. ¿A nadie le ha dado por pensar en ampliar las miras y sustituir el actual por un Vía Crucis diocesano?

José Cretario

José Cretario

José Cretario

Últimas noticias deJosé Cretario (Ver todo)