Detalle de las manos de un pequeño nazareno sujetando una fotografía / CÉSAR LÓPEZ HALDÓN
CIEN PALABRAS

Es la vida

Por
Actualizado:

Hay quien cree que la Semana Santa está vacía y huera. Dicen que se parece a las costillas podridas de una barca o al humo del pabilo tras la llama extinta. Muy al contrario, nuestra fiesta es una cadena verde de lealtades que atraviesa la niebla informe del mundo y el tiempo. Ella suple la naturaleza limitada de nuestra memoria y encarna la voluntad tangible de creer. Representa a un Dios comprensible al que entregar los afectos que quedaron sin norte, donde poder confundir los rostros evanescentes de los nuestros… donde una vez alguien buscará el tuyo.