Álvarez Duarte trabajando en su taller / J. J. ÚBEDA
OBITUARIO

Tributo a Luis Álvarez Duarte

«Solicitamos la medalla de Andalucía a título póstumo para nuestro admirado Luis, cuyo legado artístico ha creado, difundido y exportado una parte de la identidad andaluza, que ha sido la muestra más sincera del amor hacia su tierra que siempre estimuló su inspiración y movió su corazón»
Por  0:07 h.

A través de la presente nota, la Asociación Gremial de Arte Sacro de Sevilla pretende manifestar públicamente su más profundo pesar por el fallecimiento de D. Luis Álvarez Duarte. Entendemos que la triste noticia de su muerte, el pasado 13 de septiembre, supone la pérdida de uno de los pilares fundamentales del arte sacro sevillano actual, cuya divulgación, promoción y valoración es el principal objetivo de nuestra entidad.

Es deseo unánime de todos los miembros de la asociación que estas líneas sirvan para encomiar  justamente la figura de Luis Álvarez Duarte, reconociendo su relevante aportación al engrandecimiento y proyección internacional de la imaginería sevillana y, en definitiva, de la Semana Santa como expresión cultural de Andalucía, que ha tenido en su talento a uno de sus principales embajadores.

No cabe duda de que Luis Álvarez Duarte ha sido uno de los escultores más prolíficos de Sevilla y de Andalucía. Su trabajo como imaginero al servicio de tantas hermandades le otorgaron rápidamente una admiración y cariño constantes a lo largo de toda su carrera, tal y como se ha visto reflejado en los medios de comunicación y en las redes sociales a raíz de su fallecimiento. Su contribución escultórica no sólo ha tenido una repercusión artística, pues muchas de sus creaciones se han consolidado como objeto devocional del pueblo andaluz, reconociéndose algunas de ellas por la Iglesia Universal mediante coronaciones y otros títulos canónicos. Merece una reflexión también el papel social que alcanzó su obra al llegar a los sectores periféricos de las ciudades, convirtiéndose en el motor de asociaciones y hermandades, como San Pablo de Sevilla, que dinamizan a todo un barrio ofreciendo nuevas alternativas de conocimiento, ayuda y experiencia para los más jóvenes.

Es innegable la promoción de Sevilla y de Andalucía que ha llevado pareja su creatividad. A través de sus gubias ha proyectado la excelencia del arte local por nuestro país e incluso fuera de nuestras fronteras, pues cuenta con una ingente producción repartida por buena parte de América. A su carácter siempre atento y afable, se le une su condición de trabajador entregado, inquieto y polifacético, lo que le llevó a experimentar en el mundo del diseño y en el asesoramiento artístico de las hermandades, asistiendo con diferentes propuestas que actualmente cuentan con plena vigencia y seguimiento. Igualmente, hemos de subrayar su generosidad al compartir sus profundos conocimientos en materia artística, no sólo como docente, sino también como miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría. No queremos terminar este recuerdo sin mencionar el importante legado civil que deja a todo el conjunto de la ciudadanía a través de los diferentes Monumentos Públicos que hoy ocupan los lugares más emblemáticos de Sevilla.

Apenados por esta pérdida irreparable para las artes y ante la ausencia de representaciones de las administraciones culturales autonómicas y nacional en su funeral, quisiéramos que esta nota incentivara en el seno de todas las entidades públicas y privadas implicadas una meditación sobre el deber de promover iniciativas de homenaje y tributo como respuesta de compromiso y gratitud en reconocimiento de Luis Álvarez Duarte, solicitamos la medalla de Andalucía a título póstumo para nuestro admirado Luis, cuyo legado artístico ha creado, difundido y exportado una parte de la identidad andaluza, que ha sido la muestra más sincera del amor hacia su tierra que siempre estimuló su inspiración y movió su corazón.