ES NOTICIA
2:47
Fotograma de la entrevista con Alexandra y Julián - ABC / Vídeo: Hablamos con los protagonistas de «Superlópez»

Hablamos con los protagonistas de «Superlópez»: «En este país, para ser feliz hay que ser mediocre»

Alexandra Jiménez y Julián López nos cuentan cómo han vivido el rodaje de la nueva cinta de Javier Ruiz Caldera

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con motivo del estreno de «Superlópez» hemos charlado con Alexandra Jiménez y Julián López (Luisa Lanas y Jaime, respectivamente) sobre el significado de superhéroe en España, la envidia como deporte nacional y la importancia de identificarse con Superlópez (Dani Rovira) por su sencillez y carisma.

«Toda la preocupación de los padres del protagonista es decirle: Tu encárgate de no sobresalir más de la cuenta porque si no en este país no podrás ser feliz'», afirma Alexandra Jiménez, que interpreta a Luisa Lanas, el interés amoroso del protagonista, y que tiene la esperanza de que esta película «sirva un poco de efecto espejo para ver cómo somos» y nos replanteemos «esta costumbre tan extraña que tenemos de tirar por tierra todo lo bueno que hacemos».

«Todo lo que sobresale lo negamos y lo dinamitamos en cuanto podemos», lamenta la actriz que, en todo caso, reconoce que en España, al menos en el ámbito cinematográfico, se hacen «las cosas cada vez mejor» y que «lo único que nos falta es dejar de estar con la escopeta cargada y en lugar de disparar celebrar y disfrutar que lo estamos haciendo cada vez mejor».

Aunque tampoco hay que olvidar, apostilla Julián López, encargado de interpretar a Jaime, el envidioso amigo del protagonista, que las comparaciones con los superhéroes estadounidenses «siempre serán injustas a todas luces» porque este tipo de cine nació allí y «llevan muchos más años» produciendo películas de esta magnitud. «Son comparaciones injustas por presupuesto, por medios, por circunstancias... y aquí siempre todo se va a hacer muy bien con los recursos que hay. Si hubiéramos tenido más, lo hubiéramos hecho mejor y no tendría nada que envidiar», sentencia.