ES NOTICIA

Aitor Gabilondo, creador de la serie «Patria»: «La violencia destruye todo, al que la ejerce y al que la sufre»

El cineasta ha adaptado para HBO la novela de Fernando Aramburu. La serie llegará a la plataforma en 2020

El elenco de Patria, la serie de HBO basada en la novela de Aramburu, en el photocall sobre la playa de San Sebastián - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«¿Qué aire se respira en "Patria"?». Esa fue la pregunta que se plantearon los encargados de adaptar la novela de Fernando Aramburu para HBO. La cuestión la repitió este sábado el productor Miguel Salvat durante la presentación de la serie en el Festival de San Sebastián, y recogió rápidamente el guante Aitor Gabilondo, que compró los derechos de la historia muchos años atrás cuando leyó la primera reseña del libro, antes incluso de tenerlo en sus manos: «Cuando se niega o se ignora el dolor ajeno, el del otro, es cuando se envenenan las relaciones», defiende el creador de la nueva «Patria».

Esa atmósfera de la que habló el productor contiene, al ver las primeras imágenes que mostraron -apenas dos minutos- un aire irrespirable, ese que la sociedad española se tuvo que acostumbrar a tragar en los años de plomo: asesinatos, autobuses quemados, manifestaciones y gritos impunes de «Gora eta militarra». Pero también, porque ahí se mueve el guionista, en las cárceles, el aislamiento... en «el otro lado». «La serie es una obra distinta a la novela, es lo que a mí me sugirió», defendió el creador. «Tengo buena relación con Aramburu, él dice que ya hizo su trabajo y que me tocaba hacer mi obra. Si hubiera querido contar la novela hubiera contratado a un actor para leerla, porque esto no es solo una adaptación, es también un reescalado en el que doy más peso a lo que me pareció más interesante y más me conmovió». Pese a todo, los apasionados de la novela pueden estar tranquilos: «Aramburu leyó los guiones y le gustaron».

Dos escenas explican la serie

La esencia de la serie se descubre con dos «secuencias gemelas» que se proyectaron: en una se ve a la protagonista socorriendo a su marido, al que los terroristas han disparado en la nuca. Solos, en mitad de la calle, pidiendo ayuda a gritos e ignorados por sus vecinos del bloque, donde una pancarta gigante pide la vuelta «a casa de los presos». En el reverso de la secuencia, siempre según el productor de la nueva «Patria», otra escena, esta de un etarra maniatado y desnudo en una celda aislada mientras los agentes le ignoran y toman un café. «Esto es de lo que va "Patria". Se van atrincherando los personajes, se van separando familias que eran hermanas y se refugian en su propio dolor», remató el creador de la serie.

«La violencia destruye todo, al que ejerce la violencia y al que la sufre. Es una onda expansiva que acaba con las relaciones, la autoestima...», explicó el director, que no se frena a la hora de contar cómo avanzará la trama. No tiene sentido darle mucho secretismo a una historia que ya han leído 700.000 personas. «Dos mujeres, dos hermanas, en un pueblo pequeño sin nombre, como en la original, logran vencer con mucho dolor y muchas dudas lo que vivieron: empiezan separadas por una bala y terminan con un tímido abrazo», desgranó. «Eso es lo que dejamos a los demás. El perdón no es la única opción, se pude odiar siempre, pero yo creo en ese abrazo. Estos personajes deciden terminar con el ciclo de la venganza».

Vuelta a casa

Donostiarra como Aramburu, el cineasta Aitor Gabilondo confesó el vértigo que le produjo regresar a las calles de San Sebastián para filmar algunas de las secuencias. «Venir aquí, donde las heridas están abiertas todavía, es una responsabilidad», relató en la presentación de «Patria». «He crecido con la violencia de fondo. Hemos visto películas de un lado y otro, todo estaba contado, lo interesante de "Patria" es que se contaba a ras de suelo a través de dos familias. Seiscientas páginas se pueden leer de muchas maneras, y para mí fue catárquico porque contaba los pequeños dolores dentro del gran dolor de la violencia», desgrana, pero como a tantos lectores, el final fue lo que le dejó una huella imborrable: «Si la novela no hubiera terminado como termina, no me hubiera interesado adaptarla. "Patria" es un viaje hacia el futuro, un mensaje a las siguientes generaciones gracias a un abrazo que es difícil: justicia y reconciliación. Mostrar ese abrazo justifica esa serie», concluye.