ES NOTICIA
Hughes .Hughes .

El corazón de Sergio Ramos El capitán

En «El corazón de Sergio Ramos» sólo hay momentos aislados de naturalidad, como ese en el que Ramos y su hermano René, vestidos de Peaky Blinders, caminan por el Thyssen hablando del Quattrocento italiano

Imagen de «El corazón de Sergio Ramos»
Imagen de «El corazón de Sergio Ramos»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Respondiendo a una necesidad que nadie había expresado, la de conocer «lo que siente por dentro», Ramos se ha prestado a protagonizar un docu-reality para Amazon. Así llaman a los realities que no quieren serlo del todo. Este podría haber sido los «Ramoshian», pero solo la madre de Ramos parece de verdad relajada ante la cámara mientras repite «Parece que fue ayer, parece que fue ayer». Sólo hay momentos aislados de naturalidad, como ese en el que Ramos y su hermano René, vestidos de Peaky Blinders, caminan por el Thyssen hablando del Quattrocento italiano.

El programa es un repaso de Ramos a su propio universo: fútbol, familia, caballos, tatuajes y flamenco. Pero desde una perspectiva holística. Porque en él, al surgir del corazón, todo se entremezcla, como cuando reconoce que lo que aprende como capitán en el vestuario lo aplica luego en casa. «Ayuda a la hora de tener un problema con tu hermano o tu mujer».

Además de René, que aparece en cualquier momento como el cuñado de «Médico de Familia», los interlocutores favoritos de Ramos son Lucas Vázquez, el masajista y el tatuador. Con los dos últimos, hay que tenerlo en cuenta, los diálogos se producen en posición horizontal y con personas que están trabajando sobre su cuerpo.

Las conversaciones con René son sorprendentemente soporíferas ya sea como agente-representado o como hermano, aunque se aprecia un desconcierto flotante cuando se miran, una posibilidad tróspida que aumenta cuando hablan de la situación del equipo. Ahí la cara de aprensión de René se acentúa y el gesto de preocupación de Sergio se acerca en algún momento al terror. Durante la grabación del «docu» se despeñaron las carreras de Lopetegui y Solari. Lo de Zidane será en la temporada 2.

Si Sergio Ramos y Beckenbauer coincidieran en un ascensor, no está claro quién tendría que ceder el paso a quién. Ramos ha ganado un Mundial, dos Eurocopas y cuatro Champions. En ese sentido, como diría él, es una leyenda del fútbol. Pero además, Ramos empieza a ser un plano de la realidad. Con dureza, un compromisario solicitó al Madrid el domingo la adopción de medidas para evitar que haga más el ridículo. Televisivamente, llegarán tarde.