ES NOTICIA

Fast & Furious: Hobbs and Shaw Dwayne «La Roca» Johnson, «el hombre del siglo» que vivía en la calle

El actor, campeón del mundo de lucha libre en diez ocasiones y al que le ha llegado el éxito a base de trabajo, se luce tanto delante de las cámaras como lo hacía sobre el cuadrilátero

Dwayne Johmson, en «Proyecto Rampage»
Dwayne Johmson, en «Proyecto Rampage» - IMDb
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Crecí siendo hijo único y en mi familia estábamos muy unidos. Cuando tenía 14 años perdimos nuestra casa y tuvimos que buscar refugio en un hogar para los sintecho. Fue muy difícil ver a mi madre llorar todo el tiempo sin poder hacer nada. Yo solo pensaba que jamás iba a sucederme lo mismo. Aquellos años despertaron en mí una fascinación por el culto al cuerpo, por Sylvester Stallone y Arnold Schwarzenegger. Fue entonces cuando empecé a pensar en convertirme en uno de ellos». El alegato, propio de cualquier libro de autoayuda, lo pronunció hace unos días Dwayne, «La Roca» Johnson, en una conversación con nuestra compañera María Estévez. Lo hizo mientras promocionaba su última película, «Fast & Furious: Hobbs and Shaw», «spin-off» de la popular saga y que llegó a los cines españoles el pasado viernes.

El aclamado intérprete, el nuevo tipo duro de Hollywood por excelencia, es hoy una auténtica estrella a nivel mundial. En 2016 fue el actor mejor pagado del mundo y la revista «Time» le ubicó entre las 100 personalidades más influyentes del planeta. «Forbes», por su parte, le incluyó entre las 25 más poderosas del mundo, mientras que «Muscle&Fitness» le bautizó como «el hombre del siglo». Condecoraciones, todas ellas, que Johnson colecciona con orgullo, aunque el camino hacia la gloria de la que hoy disfruta no ha sido nada sencillo.

Hoy consagrado como ídolo, el intérprete ha tenido que sudar la gota gorda para llegar a la élite. Nunca mejor dicho, puesto que la admiración que Johnson sentía por Schwarzenegger y Stallone le llevó a prodigarse en el culto al cuerpo y el deporte. Probó suerte como jugador de fútbol americano mientras estudiaba en la Universidad –es licenciado en Criminología y tiene una especialidad en Fisiología–, aunque una lesión en la espalda cortó su prometedora trayectoria. Fue entonces cuando se interesó por la lucha libre y la World Wrestling Entertainment (WWE) puso su foco en su talento. Se subió por primera vez a un cuadrilátero en 1996 bajo el apodo de «Rocky Maivia», que no le agradaba del todo. Y poco a poco, comenzó a crecer como luchador y a codearse entre los mejores peleadores del mundo.

Su éxito sobre el cuadrilátero

Ya como «The Rock» («La Roca», en castellano) se terminó de establecer en el top mundial. Ganó su primer título (el Campeonato Intercontinental de la WWF) en febrero de 1997 y a partir de ahí, no dejó de ganar y se consagró como uno de los mejores luchadores no solo del mundo, también de la historia de la WWE. En total, suma diez campeonatos del mundo (ocho como campeón de la WWE y dos como campeón de la WCW), así como dos Campeonatos Intercontinentales y cinco campeonatos del mundo por parejas. Aparte de ello, ganó el prestigioso Royal Rumble en el año 2000, tras lo que entró en el selecto grupo de campeones de las Tres Coronas (Mundial, campeonato por parejas y Royal Rumble).

«The Rock», con uno de sus títulos de la WWE
«The Rock», con uno de sus títulos de la WWE - WWE

Su éxito como luchador le proyectó mucho más allá del deporte. Acudió como invitado al célebre «Saturday Night Live» y colaboró en la reedición de la canción «It doesn't matter», de Wyclef Jean y Melky Sedeck, uno de sus temas preferidos. El estatus del que comenzaba a disfrutar le dio pie a lanzarse a otra de sus grandes pasiones: la interpretación. A finales de los noventa, hizo de sí mismo en series de éxito como «La red» y «Aquellos maravillosos setenta» antes de la que fue su primera gran oportunidad: encarnar a El Rey Escorpión en la exitosa saga de «La momia». Tomó parte del segundo largometraje de la serie protagonizada por Chris O'Donnell y Rachel Weisz, «El retorno de la momia», antes de protagonizar su propio «spin-off», «El Rey Escorpión», que contaba la historia de su personaje en profundidad. Por su trabajo en la primera –un breve papel, todo sea dicho–, ingresó cerca de cinco millones y medio de dólares y entró en el Libro Guiness de los Récords como el debutante mejor pagado de la historia del cine.

Su trabajo en la franquicia de Stephen Sommers le abrió de par en par las puertas de Hollywood. «La Roca» se empezó a desligar de la lucha libre y comenzó a centrarse en su trabajo como actor, algo que posteriormente han hecho otros luchadores como John Cena. Protagonizó cintas de éxito como «Doom» o las comedias «Papá por sorpresa» y «Superagente 86» y participó en la exitosa serie juvenil «Hannah Montana», protagonizada por Miley Cyrus en Disney Channel. En 2008, presentó el premio a Mejores Efectos Especiales en los Oscar y no dejó de crecer. Tres años después, se sumó a la serie «Fast & Furious» y empezó a interpretar a Luke Hobbs, personaje al que todavía hoy sigue llevando a la gran pantalla.

Dwayne Johnson, en «Jumanji»
Dwayne Johnson, en «Jumanji» - IMDb

Un icono del cine de acción

Entretanto, comenzó a prodigarse cada vez más en el género de acción. Más allá de la archiconocida saga de carreras de coches, Johnson ha protagonizado, en los últimos años, éxitos palomiteros como «G.I. Joe: La venganza», «Dolor y dinero», «Asalto al furgón blindado», «San Andrés» y «Proyecto Ramjage». Además, encarnó al mitológico héroe Hércules en la película homónima y se puso al frente de «remakes» tan arriesgados como los de «Los vigilantes de la playa» y «Jumanji».

Con ocho películas para estrenar próximamente (entre ellos, nuevas entregas de «San Andrés», «Fast & Furious» y «Jumanji»), «The Rock» se ha convertido en uno de los grandes referentes de género en la industria audiovisual. Ha cogido el relevo de sus ídolos, Schwarzenegger y Stallone, pero también de algunos de los «tipos duros» más aclamados de las últimas décadas, como Steven Seagal, Vin Diesel y el primero de la lista, Bruce Willis. Con permiso, como no, de Jason Statham, junto al que protagoniza, curiosamente, «Fast & Furious: Hobbs and Shaw». Mientras, continúa al frente de «Ballers», la serie de HBO en la que interpreta a un exdeportista de élite que trata de asesorar a las estrellas emergentes para que no dilapiden su talento ni su dinero. Una metáfora perfecta de Johnson, todo un ejemplo de sacrificio hasta su consagración en la élite.