ES NOTICIA

Jamie Lee Curtis: La última musa del terror

La musa del terror regresa al papel que la hizo popular en 1978 en «La noche de Halloween»

Jamie Lee Curtis en «La noche de Halloween»
Jamie Lee Curtis en «La noche de Halloween»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Es, sin lugar a dudas, la reina del terror. Dueña de uno de los personajes más icónicos de Hollywood, Jamie Lee Curtis es Laurie Strode, o Laurie Strode es Jamie Lee, la ecuación da el mismo resultado: 40 años custodiando el papel de «La noche de Halloween». Si en 1978 se convirtió en una estrella por ser la adolescente que acababa con el diabólico Michael Myers, en 2018 regresa para poner la puntilla al nombre detrás de «La forma». Eso sí, ahora convertida en una venerable abuela que tiene mucho rencor y poca paciencia. La nueva «La noche de Halloween», que comparte el título con la original de 1978, actúa como secuela directa de aquella pese a la infinidad de películas de la franquicia que se han rodado entre medias. Un nuevo capitulo donde Strode se enfrenta a sus demonios junto con su hija y su nieta en un relevo generacional que invita a más capítulos. En Los Ángeles nos sentamos a conversar con Jamie Lee Curtis sobre su personaje y su carrera, una artista heredera de una dinastía que se reconoce apartada de Hollywood por ser políticamente activa.

—¿Existe un revival en Hollywood? Está usted, Linda Hamilton en «Terminator» y antes Carrie Fisher en «La Guerra de las Galaxias»...

—Me alegro de que las mujeres que han cruzado la barrera de los 50 puedan encontrar trabajo. A mí me tocó la lotería con veinte años y, desde entonces, he seguido evolucionando con este personaje. Tengo suerte de que a mi edad me ofrezcan empleo.

—Hoy las actrices lideran las películas de terror. Usted fue pionera...

—Sí. Pero cuando surgió el personaje Laurie tenía 17 años y era una víctima. Hoy, 40 años después, es una mujer absolutamente traumatizada por lo que tuvo que vivir. Ella sabe que él volverá cuando salga de la cárcel y pasa sus días esperándole...

—-¿Por qué decidió volver a interpretar a Laurie?

—La verdad, honestamente, porque soy una actriz desempleada que necesitaba trabajar. Esa es mi respuesta. Paso la mayor parte de mi tiempo buscando empleo y cuando me ofrecieron reinterpretar «La noche de Halloween» no lo dudé.

—¿Cuesta creer que no le ofrezcan personajes?

—No me ofrecen muchos papeles, la verdad. No quiere eso decir que me quede sentada.

—Me he quedo muy sorprendida de que no le ofrezcan trabajo...

—Lo sé. Supongo que tiene que ver con que hago anuncios de yogurt para ir al baño o que soy una actriz muy política, de las que no se calla, digo lo que pienso en cada momento. También es cierto que cuanto más soy yo menos quiero ser otras personas, justo lo contrario de lo que me ocurría con 19 años cuando quería convertirme en alguien diferente. Pero tengo que trabajar porque hay facturas que pagar.

—La gran duda de los seguidores tras tantas películas de la saga entre 1978 y hoy... ¿Su personaje murió?

—Hay una verdad en esa historia que todavía no puedo revelar. Pero al rodar «Halloween: H20. Veinte años después», en 1998, reescribimos la escena en que Laurie mata a Michael Myers y, en lugar de matarle a él, mata a un inocente y eso la vuelve loca. Hemos podido solucionar lo de «Halloween: H20». Ahora vemos lo ocurrido hace 40 años con una nueva perspectiva.

—¿Vuelve a reinventarse la mascara de Michael Myers?

—Todos los directores han querido reinventar la mascara. Es algo en lo que los estudios se han gastado cantidades enormes de dinero. La mascara se ha convertido en una fuerza enigmática y misteriosa que lo deshumaniza.

—Las mujeres lideran la taquilla

—Por supuesto. El tiempo de los Harvey Weinstein ha pasado. Incluso «Los Increíbles» está liderada por una mujer. El poder femenino impera y Laurie Strode fue una pionera en un género que ha tomado a la mujer como protagonista absoluta.

Este nuevo episodio de Halloween está íntimamente ligado al movimiento #MeToo

—El guion de la película se escribió antes de que esas mujeres tuvieran el coraje de contar lo que habían vivido. Quedaba por demostrar lo de Bill Cosby y aún no sabíamos de las acusaciones de Harvey Weinstein. Las mujeres han estado traumatizadas desde el principio de los tiempos, oprimidas y agredidas. Eso es lo que vive mi personaje, el trauma de esperar a Myers durante 40 años. Ha llegado el momento de mostrar las cartas: las mujeres somos valientes.