ES NOTICIA

Arde Kioto Animation, uno de los iconos del anime en Japón

Al menos 24 personas han perdido la vida tras el incendio en el estudio de animación

Imagen de Free!, una de las joyas de Kyoto Animation
Imagen de Free!, una de las joyas de Kyoto Animation
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La tragedia ocurrida hoy en el estudio de animación Kyoto Animation, donde al menos 24 personas han muerto tras un incendio intencionado, ha causado auténtica conmoción en Japón, donde la compañía es una de las referencias del anime gracias a producciones como «K-ON!», «La melancolía de Haruhi Suzumiya» o «Free!». Precisamente esta última saga, dirigida por Hiroko Utsumi y basada en las novelas ligeras «High Speed!», de Kōji Ōji, anunciaba en las últimas horas la cancelación del estreno de «Free! Road to the World-Yume», previsto para el 19 de julio y que recopila la tercera temporada de la exitosa serie.

La cultura japonesa no puede entenderse sin la presencia del anime, del que Osamu Tekuza, Isao Takahata y Hayao Miyazaki son tres grandes referentes. Los dos últimos, de hecho, idearon en 1985 la que, a todas luces, es la joya de la corona de la animación nipona, el Estudio Ghibli. Kyoto Animation, menos conocido en nuestro país, donde la cultura del anime tiene todavía una penetración escasa, era el único gran estudio ubicado fuera de Tokio, donde se concentran los gigantes de la industria.

En opinión de Marc Bernabé, escritor y divulgador de la cultura japonesa en nuestro país, «tristemente todavía hay un elevado desconocimiento del manga» en occidente. El público tiene una percepción «distorsionada» del anime que, afirma el divulgador, soporta desde hace años el peso de numerosos estereotipos. «La cultura del manga es mucho más de lo que acostumbramos a ver habitualmente. Parece que se trata de muñecos con ojos grandes, pelos de punta y muy violentos». Entre las causas de esta idea equivocada, apunta Bernabé, destaca el hecho de que en países como España las televisiones generalistas programaran estos contenidos en horario infantil durante la década de los 90 cuando, en realidad, estaban pensados para adultos. «Cuando hablas de manga, el público suele pensar en historias simplonas, personajes estereotipados...y esto no es así en absoluto», subraya.

Las producciones de Kyoto Animation, sin embargo, sí aglutinan varios de esos estereotipos que los divulgadores luchan por frenar en occidente. «Probablemente a partir de hoy aparezcan muchas fotos de mangas de Kyoto Animation y continúe perpetuándose esa imagen que luchamos por cambiar», lamenta Bernabé.

Grandes producciones

Como señala el divulgador, «estamos en un buen momento para dar a conocer el anime y sus grandes producciones». De un tiempo a esta parte la industria ha conquistado algunos logros en Europa y EE.UU., como su presencia en Netflix, que dedica a la animación japonesa una parte sustancial de su catálogo con contenidos como «KaKegurui» o «Death Note». En los últimos años también han sonado con fuerza algunos estrenos ubicados en el país del sol naciente, como «Mirai, mi hermana pequeña», dirigida por Mamoru Hosoda y que logró este año la nominación al Oscar como Mejor Película de Animación. En 2017 fue «Your Name», firmada por Makoto Shinkai, una de las grandes revelaciones de la industria para el público no iniciado en el género.

La gran referencia del anime, sin embargo, está en el Estudio Ghibli, responsable de obras mestras como «La princesa Mononoke» o «El viaje de Chihiro», esta última reconocida en 2003 con el Oscar a Mejor Película de Animación. Álvaro López Martín, autor de libros como «El universo de Makoto Shinkai» y uno de los grandes expertos nacionales en el universo Ghibli, ya señaló a este diario cómo no puede entenderse el cine de animación sin la figura de Miyazaki. El creador, asegura el experto, ha influido en la mayoría de animadores actuales: «Todos han visto y quieren parecerse un poco a Miyazaki por su capacidad de contar historias sorprendentes. Su legado permanecerá durante mucho tiempo y también sus enseñanzas, pues jamas se plegó a las condiciones de la industria», destaca.

Los fans se vuelcan con Kyoto Animation

Los seguidores de Kyoto Animation no han tardado en reaccionar al suceso de esta mañana en el estudio nipón y, bajo el hashtag de Twitter #PrayForKyoAni, han puesto en marcha varias iniciativas solidarias, como la compra de imágenes digitales en alta resolución en la web de la compañía con el fin de contribuir a la reconstrucción de la nave que ha sido hoy presa de las llamas. Además, los fans han ideado una campaña de crowdfunding que, con el nombre «Help KyoAni Heal», busca recaudar dinero para salvar el estudio. En apenas unas horas, la petición ha sido firmada por más de ocho mil personas y la recaudación está a punto de alcanzar los 300.000 dólares.