ES NOTICIA

Las lágrimas de Antonio Banderas en el Festival de Cannes

El actor se emocionó mucho durante la rueda de prensa en la que se presentó «Dolor y gloria»

El actor, muy emocionado hoy en Cannes
El actor, muy emocionado hoy en Cannes - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con una sentida ovación de unos diez minutos ha recibido el Festival de Cannes la película «Dolor y gloria» de Pedro Almodóvar. El creador español y el actor Antonio Banderas recibieron el cariño del publico y de la crítica, que se manifiesta completamente entregada a su talento. No se entiende la cinta del realizador manchego sin la entrega de Banderas, que se vacía por completo para dar vida al alter ego de Almodóvar. «Esta es una de las películas más importantes de mi vida, por el proceso de haberla hecho, por las cosas tan bonitas que me han pasado y por cómo todo ha ido sucediéndose», dice el actor. «Durante el rodaje de "La piel que habito", Pedro y yo vivimos medio confrontados por cómo entendíamos cada uno el personaje. Sin embargo, al ver la película en Toronto, entendí que había sacado algo de mí que yo no había sido capaz de ver y me quedó la duda de si volvería a llamarme para trabajar con él en el futuro. Le estoy agradecido por ofrecerme la oportunidad de regresar a sus ordenes con "Dolor y gloria", convertido en soldado raso en un papel que me ha desnudado como ser humano. Yo me quedo con los meses del verano pasado cuando rodamos la película…» y no pudo decir más. Son palabras de Antonio durante la rueda de prensa. Dejó la frase inacabada, las lágrimas brotaban de sus ojos, la emoción era incontenible. El actor Leonardo Sbaraglia le puso la mano en la espalda para consolarle. Son muchos los círculos que se cierran en «Dolor y gloria» entre el corazón de Pedro y Antonio. «Antonio era mi familia americana cuando vivía en Los Ángeles, es parte de mi vida», manifestó el director, encumbrado como pocas veces en Cannes.

Durante la rueda de prensa, Pedro Almodóvar y los actores Penélope Cruz y Antonio Banderas revelaron también sus adicciones. «Siempre he sido muy adicta a la familia y ahora con mis hijos lo soy más. Gracias a ellos tengo mis pies en el suelo», dijo Penélope Cruz. La actriz, de 45 años, explicó que también es adicta al trabajo. «La posibilidad que tenemos como actores es comenzar siempre desde cero, cada película es una nueva aventura que nos hace sentirnos jóvenes. Somos perpetuos estudiantes». Banderas evocó el ataque cardíaco del que fue víctima en el 2017 para revelar sus adicciones. «Después de mi problema cardíaco, mi adicción era encontrarme a mí mismo, saber quién era yo. Me ayudó mucho ser yo otra vez. A Pedro Almodóvar no le importaba mi experiencia en Estados Unidos, él quería encontrarse con el Antonio Banderas de antes y eso me hizo humilde de nuevo».

Por su parte, el director tuvo la oportunidad de abordar algunos de los temas principales de esta autoficción, donde Salvador Mallo, figura central interpretada por Antonio Banderas, se enfrenta particularmente a sus dependencias y problemas de salud. «Ni Antonio ni yo estamos tan mal como el personaje de la película. Antonio Banderas está en buena forma y yo tengo algunos achaques pero estoy bien. Mucha ficción en esta cinta no es una historia literal de mi vida, pero todo lo que sucedió con Salvador Mallo podría haberme sucedido a mí», admitió el director.

La prensa es unánime, Almodóvar ha triunfado en la 72 edición del Festival de Cannes. Solo falta que obtenga la codiciada Palma de Oro, esa que se le ha resistido ya en cinco ocasiones, pero, tras la aclamada proyección en el Gran Teatro Lumiere, el director español es el favorito y, de momento, su gran competidor parece ser Quentin Tarantino con su secretísima «Once Upon a Time in Hollywood».

Sin reglas

Ante el ministro de Cultura español, José Guirao, el director Albert Serra presentó en Cannes, en la sección Un Certain Regard, su película «Liberté». Tras el exitazo de «La Muerte de Louis XIV», Serra regresa en su ficción a la Francia de la Revolución donde bucea en Rousseau, Voltaire, Sade y Casanova.

«Este es un filme muy difícil, sexual, pero también muy interesante», advirtió el realizador al publico antes del comienzo de la proyección. Serra habló en francés y tuvo que ser el presidente del festival, Thierry Frémaux, quien le animara a decir unas palabras en castellano. «Me gusta todo de esa época, desde las contradicciones que provocaron la revolución hasta los impredecibles caminos de la libertad».

En un estado de absoluta libertad, los personajes desatan y relatan sus salvajes perversiones en un área enmarcada para ello. Serra une actores profesionales con gente que ha encontrado en las redes sociales porque le gusta el caos de rodar sin reglas. El director encuentra en el siglo XVIII francés el mejor vehículo para sus experimentos cinematográficos. Como dijo en el festival: «Trato de aceptar lo inaceptable y este filme es el resultado».

«Liberté» es su cuarta aparición en el certamen tras su participación en la sección oficial de 2016 con «La Muerte de Louis XIV» y dos ocasiones anteriores en la Quincena de Realizadores. Aun contando con la presencia del ministro español, Serra reveló que el estado de la industria del cine en nuestro país deja mucho que desear: «Es terrible, no hay futuro allí. El "establishment" es ciego y mediocre. Parece que vivimos hace sesenta años. No tienen respeto por los directores reales».