ES NOTICIA

El nuevo presidente de la Academia de Cine exige a Màxim Huerta un pacto de Estado

Mariano Barroso ha sido ratificado al frente de la institución con el mayor número de votos de se historia

Ha anunciado que Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los Goya 2019

El nuevo presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso (d) y el nuevo vicepresidente, Rafael Portela, este sábado en Madrid
El nuevo presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso (d) y el nuevo vicepresidente, Rafael Portela, este sábado en Madrid - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Presidir la Academia y preparar los Goya es como ser padre. Uno aprende cada día». Con estas palabras celebraba Mariano Barroso su elección como presidente de la Academia de Cine tras la última fase de votación. El guionista y director, único candidato que se presentaba, ha recibido el respaldo de 315 de los 353 académicos que han participado, lo que le convierte en el presidente con más votos a favor en la historia reciente de la institución.

Barroso, que ejercía en funciones desde el pasado mayo tras suceder a Yvonne Blake, ha anunciado que quiere mantener «el camino que inició» la anterior junta, de la que era miembro: «Vamos a hacer una Academia abierta, que sea un lugar que acoja a todos los cineastas españoles. Un lugar que aglutine e integre; que sea la vanguardia del cine español».

En ese sentido, y en el contexto del reciente cambio de Gobierno, Mariano Barroso ha anunciado que ya han pedido una reunión «para esta misma semana» con Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura y Deporte. «Vamos a trasladarle varias cuestiones urgentes: el reconocimiento de nuestro sector como una industria estratégica y la firma de un pacto de Estado, porque en la Academia hay muchas sensibilidades... las ideologías nos separan pero los sueños nos unen y debemos estar por encima. Luchamos y reivindicamos y pedimos a todas las fuerzas políticas un pacto social, un pacto de Estado sobre el cine, de manera que quede fuera de la lucha política».

El IVA del cine, eje central de las reivindicaciones pasadas, no estará encima de la mesa de manera primordial. «Es una cosa tan cansina que ya ni lo decimos, cae por su propio peso», dijo Barroso. Y es que, salvo imprevistos, el IVA del cine bajará tal y como estaba previsto en los presupuestos que aprobó el Partido Popular. Pese a ello, el nuevo presidente de la Academia criticó que «el Gobierno anterior perdió la oportunidad de bajarlo».

Silvia Abril y Andreu Buenafuente

La noticia de la mañana, en tanto que la ratificación de Mariano Barroso era más que previsible, fue el anuncio de que Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán la gala de los Goya 2019, que se celebrará, si todo sigue su curso, el próximo 2 de febrero. En los últimos años, los presentadores se anunciaban con las nominaciones, o incluso después; es decir, cuando apenas quedaban pocas semanas para la gala. Algo que trajo problemas en la última ceremonia. Por ese motivo, la producción volverá a ser propia después de que el año pasado la externalización con Globomedia no fuera todo lo positiva que esperaron.

«El tiempo que dedicas a preparar un evento redunda en el resultado», ha sentenciado el productor Rafael Portela, elegido como vicepresidente primero de la institución. En este sentido, Portela defiende que lo que el mundo del cine sabe hacer es «rodar películas». «El trabajo en la Academia debe ser igual que un rodaje: cada uno con su función pero trabajando duro por el bien común. Así que con los Goya igual, todo tiene que estar planeado para que no haya margen para que pase nada extraño».

Además del anuncio de Silvia Abril y Andreu Buenafuente -presentador por tercera vez- se ha dejado ver la posibilidad de que los Goya se entreguen fuera de Madrid: «Estamos viendo otras opciones, no cerraradas, y que por prudencia no podemos comunicar: hay dos opciones muy potentes», ha explicado Barroso.

Plataformas

El nuevo director de la Academia se enfrenta, como el sector del cine, al reto del presente: las nuevas plataformas de «streaming». «Hay inercias que queremos adaptar desde la Academia a los nuevos tiempos: el sector está viviendo nuevas formas de exhibición y producción que propician no solo una nueva forma de ver cine sino también de producirlo. Es un debate abierto y del que la Academia quiere ser parte activa. Tiene que ser proactiva, generar y planificar, y no que ser reactiva a lo que pasa alrededor», ha explicado Mariano Barroso. Tiene cuatro años para cumplir sus objetivos.