ES NOTICIA

La noche de Halloween en la que Jamie Lee Curtis pasó de damisela en apuros a heroína del terror

ABC Play te ofrece en primicia una escena de «La noche de Halloween», que se estrena este viernes

Su personaje se reencuentra con el diabólico Michael Myers

Jamie Lee Curtis, con «La forma», en una imagen del rodaje de «La noche de Halloween»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Durante más de dos tercios de su vida, Jamie Lee Curtis (California, 1958) se ha erigido en protectora y ángel custodio de Laurie Strode, la heroína a la que dio vida a finales de los 70 y con la que consiguió que una mujer protagonista, durante años relegadas a papeles de damiselas en apuros, diera el golpe final en una película de terror.

En «La noche de Halloween» (1978), el personaje de Jamie Lee Curtis apareció armada con solo un perchero, una aguja de punto y muchas ganas de vivir. Aquella adolescente combatió contra una criatura sin rostro enteramente diabólica que había irrumpido en su mundo y asesinado a sus amigas. Negándose a ser una víctima, la luchadora que Curtis creó junto a Carpenter y su colaboradora Debra Hill cambiaron el cine de terror: las mujeres podían y debían sobrevivir contraatacando, y ningún hombre del saco ni persona podía impedir que se resistieran a la muerte.

Aunque la actriz, guionista y activista ha aparecido en otras tres películas de la saga desde la original de 1978, Curtis asumía que ya había dicho adiós a revivir a su personaje en pantalla. Su última vez en la saga fue hace 16 años. Pero todo cambió la primera vez que habló con el cineasta David Gordon Green, que se encarga de cerrar la historia este viernes con el estreno de «La noche de Halloween».

«Mi don es la falta de conocimiento»

Inusualmente pragmática, la actriz reflexiona que una carrera profesional de más de 40 años en la industria del entretenimiento le ha enseñado muchas cosas, entre ellas saber exactamente quién es como intérprete. «Tengo casi 60 años, y llevo trabajando en esto desde los 19. Está claro que lo que me funciona y lo que la gente quiere de mí procede de eso», explica en las notas de producción de la película. «No me veréis interpretando a la reina Isabel. Mi don es la falta de conocimiento, y eso lo aprendí hace mucho, mucho tiempo».

Ese dogma ha determinado la actitud de Curtis hacia su vida personal y profesional, y siente que se refleja en la experiencia de Laurie en la primera entrega de «La noche de Halloween». El hecho de que el guion de 2018 abrace y potencie lo que ella lleva tanto tiempo creyendo es lo que ha sellado la involucración de Curtis en la producción como protagonista y productora ejecutiva.

La actriz señala: «Hay una novela de Marisha Pessl que me encanta llamada ‘Special Topics in Calamity Physics’, y hay un personaje que habla sobre lo que creemos que es la vida. Y luego dice que estamos equivocados. Cuenta que la vida gira en torno a un par de segundos que ni te esperas vivir, y que lo que decides en esos segundos lo determina todo, y no sabes lo que vas a hacer hasta verte en esas. Así es la vida, así es un matrimonio, así es criar a hijos, así es una película de terror».

No cabe duda de que Curtis ha guardado siempre a Laurie en el corazón y de que entiende por qué la gente se siente tan conectada a esa fatídica noche. Hablando de su primer papel en el cine, dice: «Laurie Strode era una estudiante de instituto inteligente que apenas acababa de empezar a vivir. Probablemente estuviera preparándose la selectividad, mirando posibles universidades... Y en medio de todo eso, aparece Michael Myers. La vida dio un giro para ella en cuestión de unos segundos totalmente inesperados. El resto de su vida es la película que estamos haciendo ahora. Cuarenta años después, esta mujer sabe que Michael Myers volverá, y que su familia y ella necesitan están preparadas..., pero nadie la escucha».

No más Halloween

Comprensiblemente reticente a escuchar la enésima propuesta sobre «La noche de Halloween», Curtis afrontó la llamada del director con mucho recelo. Pero, como siempre, la fortuna sonríe a los valientes. «David estaba eufórico y lleno de positividad cuando hablamos. Nada más empezar a explicarme la idea, le solté: “Tú mándame la propuesta, y yo te diré según la escena inicial”».

Y recibió el guion. «Vi perfectamente que era un homenaje y, a la vez, algo totalmente nuevo. Era maravillosamente sencillo. Una película con entidad propia con toda una historia vinculada al pasado. Es la historia clásica, cuarenta años después. Las dos películas, puestas una junto a la otra, son perfectamente complementarias; cuentan lo mismo con nuevas generaciones de ese modo simple y emblemático que caracterizó y sigue siendo la esencia de La noche de Halloween».

Curtis se sintió atraída por el enfoque de los guionistas de una mujer que se ha pasado toda su vida, 365 días al año, preparándose para el regreso del monstruo que había devastado su mundo. Negándose a volver a ser una víctima de Michael Myers, ha permitido no obstante que el asesino defina toda su existencia. «Una vez al día, Laurie pasa con el coche junto a la institución mental donde lo tienen encerrado y llama a los agentes de policía que se supone que cuentan con un tipo armado en el perímetro», revela la intérprete. «La protagonista tiene un único propósito en la vida y, en ese sentido, todo lo demás ha pasado a un segundo plano», prosigue Curtis. «Le quitaron la custodia de su hija, y se ha visto privada de sus amistades, de cualquier diversión o sentido vital, todo por su empeño en asegurarse de que Michael Myers permanezca encerrado en la institución mental... o que sea transferido a una cárcel de máxima seguridad».

También sedujo a Curtis que el trío que le propuso el proyecto le habló de amistades de toda la vida que hizo en el 78, y que ambos equipos de cineastas planeasen rodar el proyecto de sus sueños en menos de un mes. «Hay profundas similitudes entre ambas experiencias», reconoce. «La primera es que John Carpenter [diseñador de producción, Tommy Wallace y Nick Castle son el triunvirato original de La noche de Halloween. Eran tres amigos que fueron juntos a la escuela de cine, que tenían un grupo llamado Coup de Villes y que hicieron una película con Debra Hill, que Laurie encarna físicamente. Había algo muy vivo en todo aquello. Sin florituras ni lindezas. Se lanzaron a hacer una película a las bravas: 20 días, 200.000 dólares, y listos».

Un asesino diabólico

Frente a Jamie Lee Curtis y su personaje, Laurie Strode, está Michael Myers, al que da vida el actor y especialista James Jude Courtney. El intérprete ha heredó un personaje que no solo aterroriza al público, sino que también asustó a los compañeros durante el rodaje. Courtney contó con la ayuda de Nick Castle, quien dio vida a «La Forma» en La noche de Halloween (1978) y estuvo durante el rodaje con David Gordon Green como «asesor espiritual» de la producción, como se refería a sí mismo en broma.

De hecho, Castle aparece en la película en un cameo como «La Forma», pero subraya que su buen amigo Courtney se merece todo el crédito por haber hecho la mayor parte del trabajo. «Nick nos dio indicaciones acerca de detalles: cómo Michael Myers gira la cabeza o la inclina al observar un asesinato... o cómo se sienta en un ángulo de 90 grados sin usar las manos», explica Green. «Esos rasgos pequeños y sutiles eran muy importantes para la historia que estábamos contando».

Green describe con exactitud lo que él buscaba —igual que nosotros— en Michael Myers para devolverlo a la vida: «Hay varios momentos de la película en los que solo vemos su silueta. No lleva la máscara, pero tratamos de no revelar sus rasgos. Yo no quiero saber nada de Michael Myers. No quiero sentir empatía por él o comprender la mente que ha creado ese monstruo». Tras una pausa, añade: «Quiero que se desvanezca en la esencia del mal».

Curtis examina por qué «La Forma» es tan terrorífica y razona que Michael Myers es, con su máscara, una especie de test de Rorschach para todos nosotros, ya que vemos en él lo que más tememos. «Era el recurso de John para referirse a la figura del enigmático hombre común, a la amenaza que se esconde tras la normalidad», comenta. «Estás en una ciudad cualquiera de Estados Unidos; Laurie Strode es una chica cualquiera y Michael Myers es, con esa máscara, esa enigmática falta de afecto humano. Representa “pura maldad”. “La Forma” fue la manera que eligió John para referirse a ese enigma».

«No tiene motivación», continúa Curtis. «Lo asombroso de la creación de este personaje —y por eso es tan longevo— es que no tiene definición, actúa sin razón, no analiza, no profundiza. No tiene nada y se encuentra en la nada. En esa nada, el vacío puede ser pura alegría o pura maldad. Obviamente, en este caso es pura maldad».

El encuentro

Para ella, encontrarse de nuevo con este personaje —en una escena que recuerda a la rodada 40 años atrás— fue un poco abrumador. «Mi primera noche de rodaje en esta película fue la escena en la que Michael Myers está claramente cerca de Laurie; es un momento de mucha alarma y preocupación. Me recordó a la primera noche que rodamos en Orange Grove en la primera película: la escena en la que Laurie se encuentra con “La Forma” por primera vez tras haber descubierto los espantosos crímenes en la casa de enfrente. De lo que me acordé cuando estábamos a punto de rodar aquí la primera toma —de una escena tan parecida— fue de cómo me sentí cuando tenía 19 años. Recuerdo que solo habíamos ensayado los movimientos: por dónde correría, cómo me caería y cómo la Steadicam me seguiría».

Curtis agradece que Green, como Carpenter, no quisiera constreñir sus decisiones como intérprete al imaginar qué haría Laurie al encontrarse de nuevo con su atacante. «En una película como esta, hay ciertas cuerdas que debes tocar. Cuentas con personajes que son vulnerables, gente separada, así como con el miedo terrible y la incertidumbre de qué les va a pasar», comenta. «Uno no tiene ni idea de qué hacer en esas situaciones, así que tiene que parecer orgánico, desordenado y real. Había algo similar entre ese montón de escenas emocionales e intensas que había hecho anteriormente. Y de pronto me sentí como si tuviera 19 años otra vez, preguntándome: “¿Qué voy a hacer?”».