ES NOTICIA
«Criminales en el mar»

La polémica película de Netflix que se mofa de una España «retrógrada»

«Criminales en el mar» se suma a la larga lista de películas internacionales que dan una imagen equivocada de España

La cinta, protagonizada por Adam Sandler y Jennifer Aniston, ha sido vista por 30,9 millones de cuentas de Netflix en tres días

Jennifer Aniston y Adam Sandler protagonizan «Crimenes en el mar» - NETFLIX / Vídeo: «Criminales en el Mar» ya es la película más vista de la historia de Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Muchas de las películas protagonizadas por Adam Sandler, como «Sandy Wexler» o «Con magia en los zapatos», apenas llegan al aprobado. Netflix, sin embargo, ha sabido aprovechar el talento del cómico, que ha proporcionado a la plataforma cifras de infarto, en concreto, 500 millones de horas de visualización. El último filme protagonizado por Sandler, «Criminales en el mar», vuelve a demostrar que el intérprete es garantía de éxito para la compañía de Reed Hastings. Fue, según datos de la multinacional, la película más vista durante el fin de semana de su estreno (30,9 milllones de cuentas, que no perfiles, en solo tres días). Por países, según datos aportados por Netflix 13.374.914 cuentas pertenecen a EE.UU., mientras que 17.494.949 son del resto de países, ya que la película ha sido subtitulada en alemán, español, francés e italiano para suscriptores.

La buena recepción de «Criminales en el mar» no es lo único que ha llamado la atención en nuestro país. El filme nos presenta a un policía (Adam Sandler) de Nueva York que, por fin, cumple la vieja promesa de llevar a su esposa (Jennifer Aniston) a Europa. Su avión aterriza en una de las ciudades más turísticas de nuestro país: Málaga. Y es ahí donde comienzan los tópicos. A su llegada a la Costa del Sol, los protagonistas de «Criminales en el mar» son recibidos por una mujer ataviada con un traje flamenco y por un guitarrista que anima a su compañera a seguir bailando y abanicándose.

Tras este momento aparece en escena un autobús que, a tenor de su apariencia, parece sacado de cualquier película de la posguerra y cuyo rótulo (Gonzales Tour) evoca más a Latinoamérica que España. El guía turístico, vestido con los colores de la bandera española y un sombrero de paja, se dedica a apremiar a los turistas para terminar con la larga cola que forman justo al vehículo. La estampa es cualquier cosa menos el escenario soñado para un viaje romántico. ¿Qué necesidad había de reflejar así a un país que poco o nada tiene que ver con la trama de «Criminales en el mar»?

La sorprendente imagen estereotipada de España ha llegado incluso a las páginas de «The Guardian», donde responsables de Turismo de la Costa del Sol reivindican la verdadera identidad de la ciudad. «Esta película no tiene nada que ver con la verdadera Costa del sol. Estamos más sorprendidos que indignados. Es una idea muy retrógrada de la vida aquí, con un gitano el aeropuerto y todo lo demás. Málaga tiene 37 museos y es un importante centro cultural», explica Fátima Oliva, portavoz de Turismo Costa del Sol. De hecho, ni una sola de las escenas de la película se rodó en España, sino en Montreal e Italia. «Quizás nunca ha estado aquí o simplemente prefieren jugar con los clichés, por eso invitamos a los responsables de la película a venir y comprobarlo in situ».

NETFLIX

Suspense clásico

Esta comedia de suspense sobre un asesinato en un barco, que bien podría estar inspirada en alguna de las novelas de Agatha Christie, explota hasta el límite los estereotipos para poder así quitar tensión a la trama y buscar la risa del público. Porque la escena autobús no es la única surrealista en la que se ven envueltos los protagonistas. Para que se hagan una idea, tras subir al lujoso yate, los Spitz, pese a que no tienen nada que ver con el resto de los presentes, terminan siendo los principales sospechosos de un asesinato.

El acuerdo continúa

En 2014, Adam Sandler firmó un contrato con Netflix para realizar seis proyectos con la plataforma de streaming. Cinco de ellos eran películas y el otro era monólogo («100% Fresh»). Aunque la crítica solo acompañó al espacio cómico que la plataforma le cedió, las audiencias fueron tan altas que Netflix extendió el acuerdo con su productora, Happy Madison, en 2017 para filmar cuatro títulos más.

«Continuamos estando muy emocionados con nuestra relación con Sandler y con que nuestros miembros sigan entusiasmados con sus películas», aseguraba Reed Hastings, CEO de Netflix. Por mayor que fuese la cantidad que acordaron, la plataforma debe estar más que contenta con los más de 31 millones de usuarios que ya han visto «Criminales en el mar».