ES NOTICIA

Sin premios Goya, Forqué ni Feroz: Madrid se queda sin las grandes galas del cine

Los premios Goya (entregados por los académicos) viajan a Sevilla, los Forqué (los productores) a Zaragoza y los Feroz (la prensa) a Bilbao

Los organizadores encuentran en estas ciudades el apoyo que no les da la capital

Fotografía tomada durante la presentación de la 33 edición de los Premios Goya en Sevilla
Fotografía tomada durante la presentación de la 33 edición de los Premios Goya en Sevilla - RAUL DOBLADO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

De los 209 cines que convivieron en la ciudad de Madrid hace cincuenta años, hoy apenas quedan 29. El cero entre el 2 y el 9 se perdió como se perdieron los grandes palacios que proyectaban lo mejor del séptimo arte y que hoy ceden sus muros a tiendas de ropa y grandes discotecas. Y como desfiles de moda y fiestas con estrellas se viven las grandes noches de los premios de cine, unas galas que este 2019 no se verán en Madrid. Los tres premios más importantes de la industria en Españalos Goya (entregados por los académicos), los Forqué (por los productores) y los Feroz (por la prensa especializada)– se marchan de la capital atraídos por el apoyo de otros ayuntamientos que encuentran en el cine un escaparate donde proyectar su imagen.

Por segunda vez en sus 33 años de historia, los Goya se entregarán fuera de Madrid después del viaje a Barcelona en el año 2000. Será el próximo 2 de febrero en Sevilla: «Se eligió porque se han volcado con el cine: primero con su Festival, después con los premios del Cine Europeo y querían como colofón los Goya», explican desde la Academia, que refuerza su autonomía como una institución privada para decidir dónde celebrar su gran noche. Por su parte, los Forqué celebrarán su XXIII edición en Zaragoza el 12 de enero y los Feroz viajan por primera vez a Bilbao una semana más tarde, el día 19. Las tres han encontrado en estas ciudades el patrocinio necesario para sacar adelante el evento.

Una gala con repercusión

Si bien Manuela Carmena, en la alfombra roja de los Goya 2018, presumía de que «el Ayuntamiento de Madrid va a apoyar a muerte al cine», un año después la capital se queda sin los eventos que más rostros populares de la Cultura reunían. En Madrid siempre es más fácil su organización porque no es necesario movilizar a tanta gente, y por ello en las últimas ediciones los Goya se celebraron en el Marriott Auditorium, un hotel que se alquilaba con el presupuesto de la institución y que era ideal por su aforo para más de 2000 personas.

Desde el Ayuntamiento de Madrid han preferido no valorar la decisión de lo que catalogan como «instituciones privadas». Por su parte, la portavoz de Cultura del Grupo Municipal del PP en Madrid, Isabel Rosell, lamenta que la marcha de los premios «es resultado de la falta de un proyecto cultural serio y ambicioso para Madrid. En cuanto al apoyo económico, habrá que preguntarse por qué este Ayuntamiento malgastó más de un millón de euros en el Festival de Bollywood que no dejó nada en la ciudad», sentencia. Una crítica que comparte Sofía Miranda, portavoz de Cultura de Ciudadanos en el Ayuntamiento: «El hecho de que Madrid no vaya a albergar ninguno de los grandes premios de la industria pone de relieve la falta de política cultural y de proyección del gobierno de Carmena. Solo está interesada en la Cultura cuando corta cintas, pero la Cultura tiene que basarse en políticas serias a medio y largo plazo», defiende.

¿Dónde están las grandes marcas?

«Madrid no tiene interés en acoger estas galas porque tienen tantos eventos que no les importa; pero sí se nos acercaron otras ciudades porque se han dado cuenta de que el cine es un altavoz», explica María Guerra, presidenta de la Asociación de Informadores Cinematográficos, organizadores de los premios Feroz. «Todo comienza por la falta de patrocinio de las grandes marcas, y lanzo una reflexión: hablamos de Marca España, y hay que pedir a las grandes empresas que se acerquen al cine como hacen en Francia. Ya apoyan al Teatro Real o al Liceo, pero al cine, que es el reflejo de nuestra sociedad, no porque no quieren arriesgarse con una reflexión que está más viva», analiza, mientras pide al sector que cierre filas con las fiestas que celebran lo mejor del año cinematográfico.

El impacto económico de los premios de cine es muy alto en las ciudades donde se celebran. Por ejemplo, los Premios José María Forqué, que marcan el inicio de la temporada de galardones del cine español, dejaron en su edición de 2018 más de 12 millones de euros de impacto.