ES NOTICIA

«Black Mirror»: más presente que futuro

Netflix comparte tres nuevos capítulos, correspondientes a la quinta temporada, de la ficción creada por Charlie Brooker

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Black Mirror» regresa a Netflix. Lo hace con tres capítulos que (una vez más) buscan suscitar un debate en sí, pero cuentan con una pega: forman la nueva temporada de una de las ficciones más aclamadas. Puede que por eso esta nueva entrega haya sido víctima de las redes sociales, donde parece que tu nivel intelectual debe de ser proporcional a tu capacidad de crítica (véase lo que han hecho con la temporada final de «Juego de Tronos»). Puede que por ese mismo motivo, a mí no me hayan parecido tan malos. La quinta entrega de «Black Mirror» cumple con la premisa de hacernos pensar en cómo utilizamos la tecnología y cómo podemos llegar a utilizarla. Sin embargo, esta vez se antoja más cercano que otras temporadas. ¿Está «Black Mirror» retrocediendo en el tiempo y uniéndose con el presente?

«Striking Vipers» (6,5/10) vuelve a enseñarnos una tecnología que ya habíamos visto en «Black Mirror», incluso podemos ver el logo de la compañía SaitoGemu, de «Playtesting» (3x02). El primer capítulo de esta quinta temporada juega con la nostalgia del espectador. ¿Quién no ha jugado al «Street Fighter», «Dead or Alive» o «Tekken»? Pero Charlie Brooker se empeña en dramatizar la exploración de la sexualidad y el amor en los videojuegos con el aliciente añadido de la realidad virtual. De lo que parece que se ha olvidado es de las parejas que nacen de las plataformas de chat anexionadas al «World of Warcraft» o «League of Legends».

Fotograma de «Añicos»
Fotograma de «Añicos»-NETFLIX

«Añicos» (6/10) nos presenta a un conductor de VTC dispuesto a hacer cualquier cosa para llamar la atención del creador y director de la red social más activa en ese mundo, a su Mark Zuckerberg. Se trata de una reflexión poderosa sobre lo ineptos que podemos llegar a ser a la hora de gestionar nuestro tiempo delante de las pantallas o lo vulnerables que somos a los estímulos que dichas aplicaciones. Pero Charlie Brooker le suma un agravante más. Nos muestra como un error humano se ve magnificado por el uso de un tipo de tecnología específico. Pero ¿de quién es la culpa? El mayor problema con el que tiene que lidiar este capítulo es la ausencia de intimismo que debería de tener un relato tan personal y oscuro como este. Sí, puedes empatizar con el conductor, pero no lo suficiente como para preocuparte de si le ocurre algo a él, al director de la compañía o al rehén que ha secuestrado.

Miley Cyrus protagoniza «Rachel, Jack and Ashley Too»
Miley Cyrus protagoniza «Rachel, Jack and Ashley Too»-NETFLIX

«Rachel, Jack and Ashley Too» (6/10) nos devuelve al revuelo que generó la ruptura de Miley Cyrus con Hannah Montana. Fueron muchos los seguidores de la superestrella de Disney (y los padres de estos) los que se echaron a la cabeza al ver que la chica que había detrás de la adorable cantante que protagonizaba su serie favorita había un ser humano que pensaba por si mismo. Miley aseguró que este capítulo no tiene nada que ver con ella, pero dudo (ojalá me equivoque) que no se haya topado con algún manager o similar que haya querido estrujar su éxito más de la cuenta. La premisa de «Rachel, Jack and Ashley Too» no se antoja tan original como de costumbre, aunque he de reconocer que me gustó la idea de que la personalidad sea trasladable a una versión en miniatura de ti mismo. Si queréis saber más sobre esto del «transhumanismo», tenéis que echarle un vistazo a «Years and years».