ES NOTICIA

Qué esperamos de la nueva temporada de «The Big Bang Theory»

La duodécima temporada de una de comedia más exitosas de los últimos años se estrena este martes en TNT (21.45)

Johnny Galecki y Kaley Cuoco, en «The Big Bang Theory»
Johnny Galecki y Kaley Cuoco, en «The Big Bang Theory» - TNT ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El día ha llegado. Esta noche (TNT, 21.45) comienza la emisión de la última temporada de unas de las comedias más queridas de los últimos años: «The Big Bang Theory». La duodécima entrega comienza tras al boda de Amy y Sheldon, algo que habíamos esperando durante ocho (largos) años y por la que hemos perdido la esperanza en alguna que otra ocasión. Pero no solo sucedió; ahora es el punto de partida de la duodécima y última temporada.

Las tramas siguen evolucionando. Lo que empezó siendo como una serie de cuatro frikis solitarios que pasaban las noches de sus sábados jugando escondidos en un piso ha terminado hablando de una familia. Algunos de ellos se han casado, otros incluso son padres ya e, incluso, hay quien sigue buscándose a si mismo (como Raj); pero siguen estando ahí los unos para los otros. Incluso han consentido que Stuart se convierta en el niñero de los peques de los Wolowitz.

Puede que esta nueva temporada Stuart tenga más trabajo como niñero (ya que no nos sorprendería que cualquiera de las dos parejas ya casadas –como son Leonard y Penny o Sheldon y Amy– decidan dar un paso más; aunque no sabemos si esto lo contemplará el contrato de los Cooper). Quien sí que esperamos que consiga dar ese «paso» es Raj y que, con novia o sin novia, encuentre la felicidad y se vea de una vez lo genial que es (aunque es casi imposible).

Además de en lo romántico, también han avanzado en lo laboral, aunque no de la manera que ellos querrían. Sheldon, Leonard y Howard comenzaron la pasada temporada colaborando con el ejército de los Estados Unidos. Una colaboración que no fue del todo satisfactoria, pero sí que les devolvió las ganas de volver a trabajar a más de uno en lo suyo. Porque sí, hay que evolucionar. Como hizo Raj con el observatorio (y con su fondo de armario). Sin embargo, terminaron con un gran descubrimiento (casi en plena boda) que facilitará que Sheldon –gracias a la ayuda de Amy– cumpla sus sueños académicos.

Bernadette, Penny y Amy nos volvieron a dar una lección que parece que aún necesitamos, y no lo digo con ironía. Gracias a la parte femenina de «The Big Bang Theory» volvimos a hablar de que cada mujer puede decidir qué quiere ser y hacer con su vida personal y laboral sin que una faceta tenga que influenciar en la otra, y si lo hace, da igual siempre y cuando sea su propia decisión. Habrá quien quiere ser madre, habrá quien no. Habrá quien prefiera anteponer su trabajo a su vida amorosa, habrá quien no. Es decir, que cada mujer es libre de decidir qué quiere ser y cuándo. Y estamos seguros de que esto volverá a suceder con esta última entrega.

Tramas que concluyen, relaciones que se consolidan, descubrimientos que se realizan... Parece que la vida de estos frikis está a punto de cerrar una etapa que recordaremos para siempre; al igual que el momento en el que Mónica («Friends») dejó su apartamento. Sin embargo, aún quedan misterios por resolver. Como si conseguiremos ver en funcionamiento el ascensor antes de que termine la serie.

A quienes sí que veremos durante esta duodécima temporada es a muchos artistas invitados como Jerry O’Connell (el hermano de Sheldon), Bob Newhart (el profesor Proton) o Keith Carradine (el padre de Penny). Por no hablar de Laurie Metcalf, la madre de Sheldon, y a Christine Baranski, la madre de Leonard. «No queremos que la última temporada sea un desfile de estrellas invitadas. Tiene que hablar sobre nuestros personajes, pero ciertamente hay personas que han sido importantes para el programa a quienes nos gustaría volver a ver antes de que se acabe», explicó Steve Holland, uno de los guionistas de la serie, a la María Estévez, redactora de ABC.

[El principio del fin de «The Big Bang Theory»]

Triste adiós

«Estamos emocionados porque creemos que hemos conseguido un sólido final», aseguró Holland. Cuando comenzaron a escribir esta entrega, la número doce, ya se había escuchado rumores que aseguraban que podía ser la última. Por eso, plantearon desde el momento una temporada redonda, «sin cabos sueltos». «Hay algunas cosas que plantaremos para irlas construyendo, pero creo que la temporada en sí será exactamente la misma que hubiera sido si no fuera la última», dice.

Este adiós no solo entristece a los espectadores, que tendrán que despedirse de sus frikis favoritos. También ha sido un duro golpe para el reparto. Kaley Cuoco confesó en el late-show de James Corden que en el desenlace «no hubo nadie que no llorara, pero es hora de, creo, pasar página». Por su parte, Mayim Bialik aseguró que se trataba de una difícil situación. «Tengo muchos sentimientos encontrados. Esto ha formado parte de mi vida durante 9 años. Nuestra serie ha roto un montón de récords. Es una locura e increíble formar parte de ello», confesó.

«The Big Bang Theory» sigue siendo una ficción que simplemente cuenta la vida de un grupo de frikis siendo eso un grupo de frikis que podría durar eternamente, pero no. Al igual que han hecho los intérpretes que forman el reparto; nos ha llegado el momento de decirles adiós.