ES NOTICIA

Los imperdonables errores históricos sobre España de las series más importantes

Representar a Isabel la Católica con armadura gótica y espada en mano contra el Rey de Granada y los infieles es tan solo uno de las más flagrantes faltas de rigor en las que han incurrido las ficciones, extranjeras y españolas

Alicia Borrachero,, mal representada como Isabel la Católica en la norteamericana «The Spanish Princess»
Alicia Borrachero,, mal representada como Isabel la Católica en la norteamericana «The Spanish Princess»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No solo la ficción extranjera comete imperdonables errores sobre la historia de España, si bien es cierto que uno de los más flagrantes se ha podido ver en «The Spaniss Princess», una producción norteamericana de Starz que ha estrenado HBO España y que ha difundido una imagen distorsionada de personajes fundamentales en la historia de España.

En este sentido, tal y como contó Lucía M. Cabanelas, en este drama del siglo XVI aparecen errores de bulto como la inexplicable ausencia de Fernando II de Aragón en el argumento o representar a Isabel la Católica (interpretada por la española Alicia Borrachero) con armadura gótica y espada en mano contra el Rey de Granada y los infieles. Resulta paradójico cuando hubiese sido más simple invertir sus roles, ya que sin presentar batalla, Fernando sí se enfundó en una armadura. Para guardarse las espaldas, eso sí, justifica su falta de rigor advirtiendo al final de cada capítulo que «algunos eventos históricos y personajes han sido alterados en la serie para un propósito dramático».

No son los únicos gazapos de la ficción norteamericana, que retrata a Catalina de Aragón como una persona manipuladora y dispuesta a mentir para conseguir lo que quiere, planteando que ulitiza sus ardides para quedarse en Inglaterra y desposarse con Enrique VIII, asegurando que se mantuvo virgen pese a desposarse con el príncipe Arturo. Una imagen alejada de la mujer culta e inteligente que fue la última hija de los Reyes Católicos, que contrasta con su lema –«Humble et loyale» (humilde y leal)– y con las palabras, entre otros, de William Shalespeare, para quien era «la Reina de todas las reinas y modelo de majestad femenina». Pese a ser repudiada por el Rey Tudor, Catalina siempre fue respetada y querida por el pueblo inglés, que todavía lleva granadas a su tumba.

La fidelidad histórica brilla por su ausencia cuando se incluye a un escolta musulmán de Isabel I de Castilla que reza a Alá. Se trata de un error pensar que la comitiva real habría acogido entre sus filas a un musulmán, cuando lo coherente hubiera sido que se convirtiera al catolicismo.

Pese a la calidad de sus rodajes y su éxito fuera de nuestras fronteras, también las series españolas van escasas de rigor en algunos aspectos de sus tramas. Algo que ha sucedido, por ejemplo, con «Cuéntame». En la serie más longeva de la televisión española se han colado algunos errores de carácter temporal sin poder evitarlo. Así lo demuestran secuencias en las que se pueden ver vehículos contemporáneos del tiempo que se vive hoy en día, aunque la ficción, que sigue una línea temporal marcada, está de camino a los noventa. Hace algún tiempo, además, se «coló» en plano una cabina de Telefónica con un logo de principios de este siglo. María Galiana, que interpreta a Herminia, la abuela de la familia Alcántara, ha confesado en numerosas ocasiones que ha tenido que corregir a los guionistas de la ficción.

«Cuéntame» no ha sido la única serie de Televisión Española que ha incurrido en errores importantes. También lo hizo «Isabel», la serie de la cadena pública inspirada en la vida de la Reina de Castilla Isabel I, a la que da vida Michelle Jenner. La ficción, premiada en todo el mundo gracias a sus 39 episodios y tres temporada, tiene un alto valor educativo, pero también algunos fallos. Quizá el más sonado de ellos fue que en un episodio ambientado en 1493 apareció la Catedral de Cadiz, que se construyó en el siglo XVIII. Como explicó posteriormente el director de la serie, Jordi Frades, fue un error logístico, porque no tuvieron «tiempo suficiente» para consultar a historiadores expertos. En 2013, el Ayuntamiento de Barcelona dijo de la serie que no sabía diferenciar «entre ficción y veracidad histórica».

Otra serie que no se libra de este tipo de gazapos es «Águila Roja». La ficción que TVE emitió entre 2009 y 2016 y protagonizada por David Janer también ha tenido algunos fallos de carácter histórico. «Desde que comenzó, la serie ha ido degenerando en un montón de despropósitos. El rigor histórico brilla por su ausencia», escribieron sobre la serie en el portal especializado «InfoSeriesTV», que agregaba que la ficción contaba con «locuras históricas que se podrían subsanar con un libro de Historia o una enciclopedia».