ES NOTICIA

Once personas perdidas en el Atlántico: así fue el primer «Gran Hermano» de la Historia

El documental «The raft» (La balsa) recrea el experimento más ambicioso de Santiago Genovés

ACALI
ACALI
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todo comenzó con un secuestro en 1972. El antropólogo hispano-mexicano Santiago Genovés (Orense, 1923) regresaba de una conferencia cuando su avión fue tomado por un grupo de delincuentes y desviado hacia Cuba. Lejos de considerarlo una tragedia, Genovés vivió los hechos como una auténtica aventura que, además, le ofrecía la oportunidad de estudiar de cerca el comportamiento humano. «Cuando terminó el secuestro, me percaté de que necesitaba recrear una situación similar a la vivida en el avión», afirmó tras lo ocurrido. Dicho y hecho, el científico ideó el que sería, sin duda, su más mediático y ambicioso experimiento: la balsa Acali. «Durante una crisis, los seres humanos muestran su verdadero comportamiento y solo así podemos aprender», dijo. Para ello, construyó una balsa en la que embarcó a once personas de distintos sexos, nacionalidades y creencias que cruzarían el Atlántico durante tres meses y le permitirían, de este modo, conocer de primera mano sus reacciones ante situaciones de verdadero estrés.

En el experimento, que recrea a la perfección el documental «La balsa», del director sueco Marcus Lindeen (disponible en Movistar+), Genovés otorgó a las mujeres los puestos más relevantes pensando que así los hombres, relegados a tareas menores, reivindicarían su lugar e iniciarían las tensiones. La sueca María Bjornstan desempeñó la función de capitana del barco y Edna Jonas, residente en Israel, fue la doctora. También llevó a una experta en estudios sobre contaminación y medio marino, Servante Zanotti, de 32 años. «Me buscó porque necesitaba una mujer submarinista que, además, estuviera casada y tuviera hijos porque así la experiencia le resultaría más compleja», afirma Zanotti en el documental de Movistar+.

«Me pregunto si el hecho de tener a las mujeres en el poder conducirá a menos violencia»

Así lo explicó el propio Genovés: «He decidido dar poder a las mujeres. Les he dado los trabajos más importantes [...] Me pregunto si el hecho de tener a las mujeres en el poder conducirá a menos violencia o si habrá más. ¿Se frustrarán los hombres cuando se den cuenta de que las mujeres están a cargo? Pase lo que pase, lo estudiaré y aprenderé», escribió.

En sus páginas, ABC relató el experimiento como «una de las más polémicas y apasionantes experiencias científicas en la historia de la antropología y de la navegación»: «A bordo de una balsa impulsada únicamente por una vela, conviviendo en una cabina de 4,10 por 3,90 metros, finalizaron el periplo a través del Atlántico. Cien días de travesía, 4.650 millas de recorrido entre Las Palmas de Gran Canaria y la península mejicana del Yucatán. La balsa Acali (casa en el agua en lengua centroamericana) cumplió todas las previsiones. A su llegada a Méjico, el doctor Santiago Genovés, promotor de la expedición, ha declarado: Estamos vivos y nadie se ha peleado. Creo que como primer resultado ya es suficiente».

[Leer artículo completo en la Hemeroteca de ABC]

«Estamos vivos y nadie se ha peleado»

Precisamente el hecho de que la balsa Acali no mostrara la cara más violenta de sus tripulantes fue considerado un fracaso para Genovés, quien, sin duda, esperaba otros resultados. Así lo explica a ABC el director del documental, Marcus Lindeen, quien ha buceado durante cinco años en la hemeroteca y el material clasificado para conocer de primera mano todo lo que rodeó al antropólogo de Orense. «Su premisa fue que los integrantes de la barca fueran de diferentes procedencias para que, de este modo, los conflictos se iniciaran cuanto antes. El hecho de que esto no sucediera le supuso una gran lección: nuestras diferencias no tienen que llevarnos a conflictos sino que, por contra, pueden generar mayor colaboración. Tal vez la solidaridad sea lo que se construye en nuestros genes en lugar de la agresión», explica Lindeen.

Para la película, el director sueco logró construir una réplica exacta a la balsa de Genovés y, además, reunió a los protagonistas vivos del experimento sociológico. «Me convertí en un auténtico detective, me llevó mucho dinero y esfuerzo y localizar a los supervivientes se convirtió en una auténtica odisea. Personas desconocidas, desperdigadas por distintas zonas de nuestra geografía... Al final, logré dar con siete de ellos y les reuní para el documental. Muchos de ellos no habían vuelto a verse en todos estos años, por lo que fue realmente impactante vivir el reencuentro», destaca.

Empoderamiento femenino

«La balsa», dice Lindeen, entraña una tremenda historia de empoderamiento femenino. «El experimento demuestra el poder de las mujeres contra el patriarcado. Me pareció del todo irónico que Santiago Genovés pusiera a mujeres en algunas de las posiciones más poderosas de la balsa para conocer la reacción del resto de pasajeros. Al final, aquello se volvió en su contra y, pese a sus pensamientos, la violencia no afloró jamás. Le llevó, de hecho, bastante tiempo aceptar que los sujetos del estudio colaboraban en lugar de enfrentarse», reflexiona.

Se dice a menudo que la balsa Acali fue el primer reality show de la Historia. Once personas sin salida, encerradas en un espacio minúsculo y grabadas las 24 horas al día es sin duda la premisa principal de no pocos programas de entretenimiento que buscan el show con el conflicto como base. «En cierto sentido sí puede decirse que la balsa de Genovés fue el primer 'Gran Hermano'», apunta Lindeen. «En realidad, la televisión mexicana financió parte de la expedición y proporcionó a Genovés los materiales necesarios para la grabación», destaca. «Dudo, sin embargo, que Santiago hubiera sido feliz si su proyecto hubiera visto la luz en televisión. Era un científico serio y reputado y con su experimento buscaba conclusiones, no mero entretenimiento».

En la imagen, seis de los once integrantes de la balsa Acali
En la imagen, seis de los once integrantes de la balsa Acali - Movistar+

Un giro al «Gran Hermano» tradicional

En opinión de Lindeen, programas como «Gran Hermano» o «Supervivientes» son, a menudo, «decepcionantes» debido a los múltiples conflictos que se generan para incrementar sus datos de audiencia. «Se trata de un formato con muchísimo potencial, pero veo una motivación por parte de las televisiones meramente económico. Si la ambición artistica fuera mayor, estoy seguro de que el formato sería realmente interesante. Me encantaría, de hecho, hacer algo poético con esa misma premisa, pero no he tenido la oportunidad. Supongo que 'La balsa' puede verse como mi propuesta sobre cómo hacer un formato de estas características de manera más diferente y profunda», explica el director sueco.

Aunque la expedición de Acali no fue lo esperado por Genovés, los pasajeros de la barca concluyen que la investigación del antropólogo fue el mayor de sus triunfos: «Creo que el experimento fue un gran éxito, pero él no supo verlo. Nos hablábamos con sinceridad y amor y ¿no es esa la mejor alternativa a la violencia? Lo que sucedió en Acali fue lo opuesto a la violencia, fue la verdadera paz. Genovés, sin embargo, estaba tan concentrado en el conflicto que, pese a tener la respuesta justo delante, no la vio».