ES NOTICIA

Paul Giamatti: «Hay que estar loco para querer meterse en política»

El actor, que interpreta a Chuck Rhodes en «Billions» (Movistar+), hace un repaso sobre las cuatro temporadas de la ficción

Paul Giamatti interpreta a Chuck Rhodes en «Billions»
Paul Giamatti interpreta a Chuck Rhodes en «Billions» - MOVISTAR
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Paul Giamatti comenzó su carrera como actor en el cine independiente. Con el tiempo, y tras aparecer en grandes títulos como «El planeta de los simios» o «Salvar al soldado Ryan», pasó a protagonizar una de esas series que tienen todos los ingredientes «comerciales» para ser un éxito: «Billions» (Movistar+). La ficción de Showtime no solo le ha permitido compartir protagonista con Damian Lewis («Homeland»). En ella, interpreta al despiadado fiscal Chuck Rhodes, una persona con la que poco o nada tiene que ver. «Menos mal que tengo un buen guion en el que apoyarme. Es difícil hacer de alguien que es tan malo. Es horrendo y hay veces en las que hace cosas tan feas que pienso: ‘¡¿cómo puede ser tan estúpido?!’». Aún así, no echa de menos participar en proyectos pequeños porque siempre saca un hueco para ellos, como «Vida Privada» (Netflix, 2018). Tampoco se arrepiente de los papeles que nunca aceptó.

P - ¿Cómo valora la evolución de la serie en estas cuatro temporadas?

R - La serie se ha ido construyendo, evolucionando y creo que no ha habido ninguna temporada de bajón. Al contrario, la ficción es cada vez más extrema. Ahora, todo el mundo se comporta como los dos protagonistas, que son horrendos. Además, hay más humor, aunque es estrambótico, me gusta.

P - ¿Qué espera que ocurra en la próxima entrega?

R - No tengo ni idea y en cierto modo eso me gusta. Los guionistas de esta ficción son muy buenos, saben reinventarnos y llevarnos en sentidos distintos. Sé que después de la última temporada, se están tomado más tiempo para hacer la siguiente y eso hace que tenga más ganas de ver qué va pasar. Me da la sensación de que están pensando en un ángulo nuevo y no sé cuál va a ser.

P - Su personaje y el de Damian Lewis son el núcleo de «Billions». ¿Se imagina que un momento la serie podría vivir sin alguno de los dos?

R - Es cierto que el núcleo son ellos dos, pero creo que eso es algo que ha empezado a cambiar. En la cuarta temporada, la introducción del personaje de Taylor (Asia Kate Dillon) ha forzado ese cambio. Ahora hay distintos frentes abiertos y su relación, aunque es muy emblemática para la serie, ya no es lo único que importa. Pero estoy convencido de que estos dos tipos van a poder inventar algo para seguir ahí. Aún así, la serie puede funcionar sin nosotros ahí. Pueden pensar en una salida.

P - Como su personaje, ¿ha estado tentado de dar el salto a la política?

R - No. Para que te atraiga eso, tiene que haber algo mal en ti. Creo que es una condición patológica propia que no tengo.

P - ¿Hasta qué punto ha estado interesado en la política?

R - Me parece muy interesante y sobre todo ahora. Estos dos tipos implicados en el departamento de justicia del gobierno, me parecían muy interesantes. Como abogados, me parecían muy interesantes, porque los grandes abogados son muy poderosos. No es un fiscal federal, pero tiene un trabajo muy interesante.

P - La serie se está grabando en plena era Trump, ¿hasta qué punto refleja la situación que está viviendo el país? ¿Podría valorar la primera legislatura de Trump?

R - Bueno (ríe). La serie empezó dos años antes de que Trump llegase a ser presidente. No habla tácitamente de la relación con ellos, pero esto ha pasado bajo su mandato y la serie lo refleja. En cuanto a mi persona, he de decir, los tipos financieros son más chalados y más poderosos porque no hay ningún regulación para estos tipos y esto ha pasado bajo Trump. No sabría por dónde empezar a hacer un balance de él, es una locura. “Loco” es la palabra perfecta.

P - Wall Street ha sido un mundo muy cinematográfico, pero no tanto seriéfilo. ¿Por qué cree que esta temática no había funcionado en la pequeña pantalla hasta «Billions»?

R - Habían intentado hacer otras cosas sobre el mundo del dinero, pero si hay un motivo por el que «Billions» sí ha tenido éxito es porque la serie es un melodrama del crimen muy atractivo y los detalles es que ocurre en el mundo financiero y que es muy creíble incluso para la gente de ese sector. Cuando descubrí el proyecto me pareció una cosa casi de espionaje. Hay géneros mezclados, giros de guion, traición, conspiración… Mucha gente me dice que es como «Juego de Tronos», pero yo nunca he visto esa serie.