ES NOTICIA

Vikingos Las muertes más tristes y traumáticas de «Vikingos» en sus cinco temporadas

Varios de los personajes más emblemáticos de la aclamada serie han fallecido durante el desarrollo de las tramas de la ficción

Varios de los guerreros más recordados de «Vikingos» han perdido la vida en las cinco temporadas de la serie
Varios de los guerreros más recordados de «Vikingos» han perdido la vida en las cinco temporadas de la serie - HISTORY CHANNEL
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hace varias semanas que terminó la quinta temporada de «Vikingos», la aclamada serie de History Channel que en España se pudo seguir al día a través del canal de pago TNT. Ahora, habrá que esperar hasta el próximo otoño para ver la sexta entrega de capítulos que, como la última y la cuarta, también constará de veinte episodios y estará dividida en dos tandas.

[¡Alerta! ¡A partir de aquí, el artículo contiene spoilers de temporadas anteriores de «Vikingos»!]

Pocas ficciones en los últimos años han generado un fenómeno tan masivo como la serie creada por Michael Hirst. La ficción, inspirada en la historia real del legendario rey vikingo Ragnar Lodbrok (interpretado en la serie por Travis Fimmel) y en el crecimiento de su pueblo es una de las producciones con más acción y aventuras de la pequeña pantalla. Un ritmo tan frenético que varios de los personajes más emblemáticos de «Vikingos» no han podido aguantar y se han quedado por el camino. Y aunque los seguidores de la ficción disfrutaron con la muerte de algunos protagonistas, como las del Rey Aelle (interpretado por Ivan Kaye), Aethelwulf (Moe Dunford), Aslaug (Alyssa Sutherland) o la de Jarl Borg, al que da vida Thorbjorn Harr), hay otros decesos que removieron especialmente el corazón de los fanáticos de la serie, más allá de los de la Reina Judith (Jennie Jacques), la sanguinaria Astrid (Josefin Asplund), el fiel guerrero vikingo Anre (Tadgh Murphy) y la pequeña Angrboda (Rosalie Connerty), hija de Floki y Helga. Aquí los repasamos, ordenados de menor a mayor impacto.

Halfdan (Jasper Pääkkönen)

No fue hasta la cuarta temporada cuando Halfdan comenzó a aparecer en «Vikingos», junto a su ambicioso hermano, el Rey Harald (Peter Franzén). Ambos llegaron a Kattegat con muchas ansias de poder, pero Halfdan no tardó en ganarse el corazón de los televidentes. Poco a poco, se fue alejando de Harald y acercándose a Bjorn (Alexander Ludwig), con el que se fue a explorar África.

Halfdan también se posicionó a favor de Bjorn y Lagertha (Katheryn Winnick) en la guerra civil de su ejército contra el de Harald e Ivar (Alex Hogh Andersen), en el episodio final de la primera parte de la quinta temporada. Pero en el campo de batalla, y a pesar de las miles de vivencias que compartieron juntos, Halfdan perdió la vida a manos de su hermano mayor.

Gyda (Ruby O'Leary)

La dulce sonrisa de la inocente hija de Ragnar y Lagertha le puso el punto de color a los sanguinarios saqueos del ejército vikingo en la primera temporada de la serie. En ella, los espectadores vieron a la pequeña Gyda convertirse «en una mujer» al comenzar a sangrar.

Además, fue una de las pocas aliadas de Athelstan (George Bladgen) cuando el cura fue llevado a Kattegat por las tropas de Ragnar. Sin embargo, una plaga letal que se cernió sobre los habitantes de la pequeña villa se cobró inexplicablemente la vida de Gyda al final de la primera temporada.

El Profeta (John Kavanagh)

Pocos personajes de «Vikingos» han conseguido sobrevivir desde el inicio de la serie a la actual temporada. En la lista, que se contabiliza con los dedos de una mano, permanecía hasta hace bien poco El Profeta, el vidente de la ciudad de Kattegat venerado por todo el pueblo. El sabio adivino, lametón de mano incluido después de cada consejo, se convirtió por méritos propios en uno de los indiscutibles de «Vikingos»... hasta que Ivar decidió lo contrario.

En la última temporada, con Kattegat sometida al yugo del sádico hijo de Ragnar, El Profeta (o The Seer, en la versión original de la serie) vaticinó que al joven se le acabaría la gloria bien pronto y este optó por cortar por lo sano: le asestó un golpe mortal traspasándole las cavidades oculares con el filo de un arma. Tras ello, encubrió su crimen y, en un nuevo desafío a las tradiciones vikingas, enterró el cuerpo del anciano en mitad del bosque.

Obispo Heahmund (Jonathan Rhys-Meyers)

Ni siquiera consiguió completar una temporada entera –apareció al final de la cuarta y murió a cuatro episodio de que terminase la quinta–, pero el Obispo Heahmund, interpretado por el consagrado Jonathan Rhys-Meyers, consiguió cautivar a la audiencia gracias a su fidelidad al Rey Alfred (Ferdia Walsh-Peelo), su simpatía por la causa de Bjorn y especialmente, su amor hacia Lagertha.

El vínculo entre ambos fue tan intenso como fugaz, pues terminó bastante antes de lo esperado. En concreto, cuando Heahmund, religioso y díscolo a partes iguales, fue ensartado por una lanza durante la feroz batalla entre los ejércitos de Harald y Bjorn. En la contienda también pereció otro personaje de «Vikingos» que comenzaba a ser importante: Jarl Olavsonn (Tomi May). Además, aquel día Bjorn conoció (y se enfrentó) a la que hoy es su pareja: Gunnhild (Ragga Ragnars).

Siggy (Jessalyn Gilsig)

El personaje de Siggy fue uno de los más emblemáticos durante las tres primeras temporadas de la serie. Llegó a Kattegat en compañía de su marido, Earl Haraldson (Gabriel Byrne), aunque cuando este murió a manos de Ragnar llevó a cabo todo tipo de tretas para poder seguir adelante. Resultó herida por la plaga que segó la vida de Gyda y que también se llevó por delante a Thyri (Elinor Crawley), su propia hija.

Ya más que afincada en Kattegat y en la vida de Rollo (Clive Standen), Siggy queda al cargo de cuidar a Ubbe y Hvitserk, los hijos de Ragnar y Aslaug, que repentinamente caen a un lago helado. La mujer se tira al agua y consigue salvar sus vidas, pero perece congelada. Tal es su influencia en el legado vikingo que la hija de Bjorn se llama Siggy en su honor.

Rey Ecbert (Linus Roache)

Durante las primeras temporadas de «Vikingos», el monarca británico Ecbert fue uno de los mayores enemigos de Ragnar y el pueblo nórdico. Pero todo cambió poco después. De hecho, su amistad con Athelstan y Ragnar y su vínculo con Lagertha suponen un legado de lo más preciado para los seguidores de la ficción del Canal Historia.

Su vínculo con su nieto Alfred también es de lo más enternecedor. Ecbert no consiguió salvar a Ragnar del trágico destino que el Rey Aelle tenía preparado para él. Atormentado por ello, y sabedor de que los hijos de Ragnar le ajusticiarían por no haber logrado que su padre sobreviviese, decide cortarse las venas en la bañera de su palacio cuando el ejército de Bjorn, Ubbe y compañía llegó a Wessex para vengar a su padre.

Helga (Maude Hirst)

La risueña esposa de Floki (Gustaf Skarsgard) fue otro personaje clave de «Vikingos» durante las cuatro primeras temporadas de la ficción. Leal, optimista y alegre, Helga fue uno de los principales apoyos en la causa de Ragnar y compañía en sus mejores años. Su positivismo le hizo reponerse de la muerte de su hija, aunque su bondad e inocencia llevaron a la joven a la muerte. Durante el asalto del ejército nórdico a España, Helga adopta a Tanaruz (Sinead Gormally), una niña cuyos padres habían sido asesinados por Harald y Halfdan, para intentar cubrir con ella el vacío que le generó el fallecimiento de su hija.

A pesar de los malos augurios de Floki al respecto, Helga no deja de intentar acercarse a la pequeña y ganarse su aprecio, sin éxito. Finalmente, en un giro inesperado, la niña, lejos de agradecer la actitud de Helga hacia ella, decide apuñalarla, acabando con la vida de la mujer de Floki. Después, la propia niña se quita la vida.

Torstein (Jefferson Hall)

Uno de los guerreros más fieles a Ragnar Lodbrok por excelencia. Fundamental durante los saqueos nórdicos en las dos primeras temporadas, su amistad con Floki y Ragnar fue uno de los pilares más sólidos de la serie. De hecho, entre los tres urdieron el plan para acabar con la amenaza del Rey Horik sobre Kattegat.

Más tarde, durante el asalto a Wessex de la tercera temporada, Torstein acabó malherido. En un intento desesperado por salvar su vida, el guerrero le pide a Floki que le corte el brazo izquierdo, pero su situación no mejora demasiado. Entonces, decide sacrificarse en favor de la lucha de Ragnar y su ejército, ofreciéndose como cebo para llevar a cabo una emboscada vikinga.

Athelstan (George Bladgen)

A juzgar por sus andanzas al inicio de la serie, pocos espectadores de «Vikingos» podían imaginar el vínculo que el sacerdote Athelstan forjaría con Ragnar Lodbrok. Poco a poco, y casi sin quererlo, el joven cura se ganó el aprecio y respeto del líder nórdico, hasta terminar transformándose en su gran consejero y en una de las grandes claves de la conversión del guerrero al Cristianismo. Pero la relación entre Ragnar y Athelstan nunca terminó de agradar a Torstein ni especialmente a Floki, que terminó tomándose la justicia por su mano.

En el sexto episodio de la tercera temporada, el constructor de barcos cree haber recibido una señal de los Dioses para aniquilar al sacerdote, por lo que decide ir a su tienda a asesinarle a sangre fría. Athelstan, consciente de las intenciones de Floki desde el momento en que le ve entrar en sus aposentos, no opone resistencia y acepta su destino con honor, en un asesinato que Ragnar nunca fue capaz de olvidar.

Ragnar Lodbrok (Travis Fimmel)

La ficción original de History Channel ha servido para reavivar el mito de Ragnar Lodbrok, el sanguinario guerrero que lideró las cruzadas del pueblo nórdico en el siglo IX. Sobre su persona gira la acción de las primeras temporadas de «Vikingos», en las que pasa de ser un desconocido campesino que compartía su vida con Lagertha, la «doncella escudera», a convertirse en líder de Kattegat primero y después, en el auténtico Rey de su pueblo. Pero a medida que fue avanzando la serie, y especialmente a raíz de la muerte de Athelstan, el personaje de Ragnar experimentó un cambio total, hasta que finalizando la cuarta temporada decidió entregarse a las tropas anglosajonas.

A pesar de la gran amistad del vikingo con el Rey Ecbert, el funesto Rey Aelle no tuvo piedad de él y le ajustició de la manera más cruenta posible en el 15º episodio de la cuarta temporada. Así, fue torturado y arrojado a aquel pozo lleno de serpientes venenosas. Una muerte de lo más traumática para el gran héroe de la serie, cuyo protagonismo lo han asumido ahora todos sus hijos.