ES NOTICIA

Mi casa es la vuestra Bertín Osborne se derrumba con María Teresa Campos: «Lo peor del mundo es perder a un hijo»

La televisiva y el futbolista Joaquín Sánchez, invitados en el último episodio de la temporada en «Mi casa es la vuestra»

Bertín Osborne, con María Teresa Campos en «Mi casa es la vuestra»
Bertín Osborne, con María Teresa Campos en «Mi casa es la vuestra» - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este viernes, Telecinco celebró la última entrega de la temporada de «Mi casa es la vuestra», el programa de entrevistas de Bertín Osborne que en esta edición, ha contado con invitados de lustre como Boris Izaguirre, Las Campos, Antonia Dell'Atte, Pocholo, Massiel, Javier Sardá o Salvador Sobral. Los últimos en pasar por el espacio de Telecinco fueron la presentadora María Teresa Campos y el futbolista del Real Betis Joaquín Sánchez.

Les acompañaron en Villa Pashmina el humorista Arévalo y Alejandra, la hija de Bertín, aunque la primera en hacer acto de presencia fue María Teresa Campos. Aunque pronto abandonó su papel de «entrevistada» para ponerse al frente del programa. «Siempre periodista, en cuanto pudo me hizo una entrevista», explicó Osborne, haciendo balance, en los últimos compases de «Mi casa es la vuestra».

Y es que después de contarle a Bertín que fue operada de urgencia de una «obstrucción intestinal», Campos entrevistó al televisivo mientras Arévalo preparaba una paella. Ante la veterana presentadora, el conductor de «Mi casa es la vuestra» exhibió su lado más personal. Comenzó hablando de manera distendida, asegurando sentirse «andaluz por los cuatro costados», pero Campos le hizo ahondar, poco a poco, en sus mayores tabúes: sus problemas familiares.

«Nos han venido muchos golpes a destiempo a toda mi familia», afirmó el presentador, que recordó a su primera esposa, Sandra Domecq, que murió en 2004 a los 51 años, víctima de un cáncer. «Que se muera tu madre, da igual la edad que sea, es algo horrible. Pero puedes estar más preparado si tienes una madre con 94 que si se te muere una madre con 50 ó 60», afirmó el presentador.

A continuación, Osborne tuvo tiempo de rememorar la muerte de su hijo, Christian, fruto de su matrimonio con Sandra Domecq y que, como Bertín expresó en «Mi casa es la vuestra», falleció en sus propios brazos. «Lo peor del mundo es perder a un hijo o a una hija», ratificó, apesadumbrado.

Joaquín Sánchez anima la fiesta

La conversación comenzó entonces a tomar un cariz más positivo. Osborne habló de la lucha de su hijo Kike, que nació hace once años de manera prematura y sufre una lesión cerebral. «Es una bendición, un ángel. Divertido, feliz, cariñoso...», enfatizó, con su mejor sonrisa. El presentador también tuvo tiempo para recordar su pasado como futbolista, sus lazos familiares o su amistad con el Rey Juan Carlos I y el propio Arévalo.

A continuación y después de escuchar en directo a la joven cantante jerezana Paloma Rollán, participante de «La Voz Kids», Arévalo, María Teresa y Alejandra y Bertín Osborne se sentaron a comer la paella. Lo hicieron mientras esperaban al último en llegar: Joaquín Sánchez.

Tan divertido como siempre, el futbolista volvió a exhibir su faceta más distendida ante Bertín. Recordó su broma sobre el tenis con su compañero Julio Baptista en sus tiempos en el Málaga («¡No he cogido una raqueta en mi vida, Hulio»!), a Luis Aragonés y un sinfín de anécdotas con futbolistas de los que guarda un gran recuerdo, como Álvaro Cejudo.

Antes de hablar de sus hijas y de su matimonio con Susana, con la que estuvo ocho meses viéndose a escondidas. «¡No querían que la vieran conmigo!», confesó Joaquín, entre risas, para cerrar la temporada de «Mi casa es la tuya». Como la propia cadena confirmó tras la emisión del último programa, el próximo viernes se estrena la próxima temporada, que contará con Lolita Flores como primera invitada.