ES NOTICIA

Cocina vanguardista y fusión para entrar en «MasterChef 7»

Esta semana, unos setenta aspirantes acudieron a las pruebas presenciales del programa en Madrid

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Nerviosos, cargados de tupper y con delantales que son pura fantasía. Así se presentaron el jueves al casting de Madrid -última parada de unas pruebas que ya han pasado por Barcelona, Valencia y Sevilla-, los setenta aspirantes que buscan un hueco en la séptima entrega de «MasterChef» (TVE). Ellos son solo algunos de los seleccionados de las más de 24.000 personas que enviaron su solicitud para entrar en el formato.

«Es la primera vez en mi vida que estoy nervioso», bromea Yves, que ha preparado un pollo con pasas y vermut que le enseñó a hacer la abuela de su mujer. «En África tienes que comer lo que te dan. Aquí he aprendido a disfrutar de la comida. Quiero ser el primer negro que gane “MasterChef”», bromea el joven camerunés.

Un sueño que comparte Richard, que quiere cambiar su uniforme de dependiente por la chaquetilla. «En la cocina vanguardista el plato entra por los ojos, y es lo que más me gusta hacer», confiesa. A su lado, Ana da los últimos toques a unas albóndigas de salmón ideadas por ella. «Llevo años esperando cumplir 18 para poder presentarme», cuenta.

Pero en el casting también hay cocineros veteranos. A sus 60 años, Enrique quiere reinventarse. «Vengo de una familia de hosteleros y siempre me ha gustado la cocina, pero creo que o tienes el punto o no lo tienes. Soy de los abueletes de aquí», dice entre risas. «O de los popes», bromea José, que cuenta que nació (literalmente) en la cocina. «Esto me divierte mucho, y quiero aprender a cocinar de verdad. Yo estudié medicina pero me dediqué a la comunicación», añade.

«Creo que el perfil de los aspirantes no cambia, sí hay intentos de cocina más sofisticada, pero siguen siendo personas que ven en “MasterChef” la oportunidad para cambiar de vida», afirma Esther González, directora de casting de la productora, Shine Iberia. «La fusión está de moda y arrasa, vemos muchos platos así», añade David Marsal, uno de los jueces catadores. ¿Hay algún fallo recurrente? «No saber elegir bien el plato, por las condiciones y temperaturas en las que lo probamos», puntualiza el experto antes de repartir las cucharas de madera que dan acceso a los elegidos a una nueva prueba por la tarde.

Los cincuenta mejores de todas las pruebas regionales se enfrentarán al veredicto de Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera. Pero esto ya es parte del programa, que se emitirá en primavera.