ES NOTICIA
Bill Cosby

El declive de Bill Cosby, de «papá de América» a violador «peligroso»

El cómico, figura paternal que revolucionó la televisión en los ochenta con la sitcom «The Cosby Show», ha sido el primer condenado de la era #MeToo

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

De ser considerado el «papá de Estados Unidos» a depredador sexual peligroso. El primer condenado de la era #MeToo, ciego e incapaz de moverse por sí mismo, ha sido sentenciado a entre tres y diez años de prisión a sus 81 años, sin fianza, culpable de tres cargos de violación a Andrea Constand, a quien, paradójicamente, conoció en la Universidad de Temple.

Tras encadenar a finales de los sesenta varios éxitos de audiencia, no así de crítica, con el programa «The Bill Cosby Show», Bill Cosby se convirtió en un fenómeno de las comedias de situación de la época y en genio y figura ejemplar para muchos niños durante décadas. Fundamental en la cultura popular de los setenta en Estados Unidos, el cómico que empezó haciendo el payaso en clase y contando chistes en la barra de un bar terminó rompiendo los esquemas de la época, junto a Sidney Poitier, con las películas violentas blaxploitation.

Sus logros traspasaron también el medio catódico, logrando el doctorado en educación, y licenciado gracias a «su experiencia en la vida» a pesar de suspender décimo grado, tras presentar una tesis sobre la serie animada de los setenta «Fat Albert and the Cosby Kids» y «The New Fat Albert and the Cosby Kids», ambos sobre sus hijos y utilizados en escuelas del país como una herramienta de enseñanza.

Con la serie «The Cosby Show», popular en los ochenta y noventa, consiguió «revolucionar» la industria, convertido, gracias a la cotidianidad de una familia afroamericana, en un modelo aspiracional de esa televisión en la que ningún problema se quedaba sin solución.

Y de héroe a villano. Denunciado por más de treinta mujeres en 2015, Bill Cosby terminó confesando que una década antes, él y «otra persona», sedaban a mujeres con las que pretendían mantener relaciones sexuales. Pero no eran las primeras. De hecho, se produjeron numerosas denuncias contra el cómico, aunque hasta 2014 no empezaron a adquirir trascendencia mediática.

Cuatro años después, el pasado 25 de septiembre, Bill Cosby, que no ha mostrado arrepentimiento en ningún momento, ha sido declarado culpable de tres cargos de violación. Además de la sentencia, entre tres y diez años de prisión, el juez Steven O'Neill ha calificado al cómico de «depredador sexual peligroso», por lo que deberá recibir terapia de por vida e inscribirse en los listados públicos donde están registrados los abusadores peligrosos.