ES NOTICIA

El díficil y tortuoso camino hasta el éxito de Lola Herrera

El documental «Vivir en el aire» de TVE homenajea el lunes (21.00) a la actriz de «función de noche» y «cinco horas cn Mario»

Lola Herrera en el Teatro Calderón de Valladolid
Lola Herrera en el Teatro Calderón de Valladolid - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque la actriz Lola Herrera (Valladolid, 1935) es ahora una de las grandes damas del teatro, le costó mucho hacerse un hueco en el mundo de la interpretación. «Ha tenido que pelearlo todo sola. Nadie le ha regalado nada, y el camino hacia el éxito ha sido tan duro que ahora se nos olvida», cuenta Alicia de la Cruz, directora del documental «Vivir en el aire», un homenaje a la actriz que se podrá ver este lunes a las 21.00 horas en «Imprescindibles» de La 2. «Lola procedía de una familia muy humilde, su madre era ama de casa y su padre, técnico eléctrico. Luego conoció a Daniel Dicenta, que venía de una familia de actores, y eso fue muy bueno para unas cosas y malo para otras. Se separó muy pronto con lo que eso suponía en una época en la que la mujer no era valorada y no podía hacer nada sin el permiso del marido», añade.

Los inicios de Lola en Radio Madrid
Los inicios de Lola en Radio Madrid-TVE

«Vivir en el aire» comienza como una de esas radionovelas que interpretaba la joven Lola en Radio Madrid y repasa la trayectoria sobre las tablas y fuera de ellas de un actriz que a sus 82 años aún sigue en activo con la obra «La velocidad del otoño», que reivindica el derecho a decidir de la gente mayor. «Es curioso porque además de “Cinco horas con Mario” y “Función de noche” ha hecho muchas entregas de “Estudio 1”, obras en teatros privados...», puntualiza la directora. «Me gustaba que la propia Lola volviese treinta años después a sus dos piezas más icónicas, porque “Función de noche”, por ejemplo, fue un bombazo, mucha gente le retiró el saludo porque la sociedad no estaba preparada para esa cinta, y yo creo que hablar de ello era una cuenta pendiente que tenía».

Además de su punto de vista, también aparecen varias personas fundamentales en su vida, como sus hijos Natalia y Daniel Dicenta –que cedieron varios vídeos caseros a la producción– y compañeros de profesión como Josefina Molina José Carlos Plaza, Magüi Mira, Jesús Cimarro, Andreu Castro y José Sámano, entre otros. «Cuando vio el documental terminado lloró amargamente. Le impactó verse, pero le gustó», reconoce De la Cruz.

Su sombra

Para que un documental emocione y refleje fielmente al entrevistado, es esencial contar con su complicidad. «Estuve cuatro meses con Lola; no grabando todos los días, pero sí hablando con ella a diario. Hasta pasado un tiempo no conoces desde qué lugar puedes hacer el guión para que muestre su personalidad. Tienes que verla con sus hijos y compañeros, hasta que se le olvide que estás. Por eso a veces usábamos cámaras Gopro», revela la documentalista, que también descubrió el humor de Lola. «Algunos ya te dicen que no saben qué contarte, pero ella es muy respetuosa y solo decía “Yo me voy ya”».