ES NOTICIA

De Dinio a Paco Porras: ¿Qué fue de los colaboradores más míticos de «Crónicas Marcianas»?

El programa de Javier Sardá fue uno de los espacios más mediáticos de finales del pasado siglo... y contaba con personalidades de lo más estrambóticas

Carlos David, Carmen de Mairena, el Padre Apeles y Paco Porras
Carlos David, Carmen de Mairena, el Padre Apeles y Paco Porras - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El pasado lunes, el mundo de la televisión quedó consternado por la muerte de Martí Galindo, el mítico Señor Galindo y copresentador de «Crónicas Marcianas», el programa que revolucionó la manera de hacer televisión a finales de los noventa. Dirigido por Javier Sardá, en los ocho años que el espacio estuvo en antena –de 1997 a 2005– desfilaron por su plató de Telecinco numerosas personalidades, tan bizarras como ocurrentes. Algunas han conseguido un notorio éxito en televisión, como Manel Fuentes, Javier Cárdenas, Paz Padilla, Boris Izaguirre, Kiko Hernández o Carlos Latre. Pero ¿qué pasó con Carlos Jesús, Rocío Madrid, el Padre Apeles, Carmen de Mairena, Mariano Mariano, Daniela Blume o Paco Porras?

Uno de los más estrambóticos, sin ningún género de dudas, era el vidente Carlos Jesús, que se creía la reencarnación de Jesucristo y aseguraba haber muerto dos veces. Descubierto por Cárdenas y Alfonso Arús en «Al ataque», el sevillano natural del ¿planeta? «Raticulín» estuvo en «Crónicas Marcianas» de 1999 hasta su final en 2005. Tras ello, abrió una consulta en la localidad sevillana de Dos Hermanas de lo más bizarra y en cuya entrada se puede leer «Carlos Jesús. Curaciones por fe». En 2016, el presentador radiofónico Carlos Herrera se le encontró paseando por la ciudad. «El selfie de mi vida. ¡No hay momento más grande!», publicó, junto a una foto de ambos.

Tan mítico como Carlos Jesús, sin duda alguna, fue Carlos Blanco, el «niño superdotado» del programa y que tenía un coeficiente intelectual de 160. Con 15 años, accedió a la Universidad, se licenció en Química, Filosofía y Teología y ahora, a los 32, es profesor en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid y acaba de publicar un nuevo libro, «La integración del conocimiento».

Segundas vidas... y «juguetes rotos»

Libros no ha publicado, o al menos no se le conocen, Carmen de Mairena. La popular transexual sigue siendo, a los 85 años, uno de los personajes más extravagantes de la pequeña pantalla. Tras el final de «Crónicas Marcianas» apareció en otros espacios de la factoría Telecinco, como «Aquí hay tomate», «Sálvame» y «El programa de Ana Rosa»... así como en «Callejeros», en Cuatro. El pasado año, Carlota Juncosa intentó, sin éxito, escribir su biografía. Su cuenta (no oficial) de Twitter es un entretenimiento asegurado.

Tan conocida como Carmen de Mairena lo fue la Bruja Lola y sus «velas negras», pero su estela se apagó tan rápido como llegó. Tras «Crónicas», se aferró al «reality» de Antena 3 «El castillo de las mentes prodigiosas», en cuya final se metió. En 2011, el polígrafo de «¿Dónde estás corazón?» desveló que no tenía poderes y su figura se terminó de desmontar. Cayó en depresión tras la muerte de su marido y en 2017, reapareció en Canal Sur, en el programa «Los Reporteros», donde intentó reflotar su fachada como vidente.

Otro vidente de referencia, el estrafalario Paco Porras, con sus puerros, sus perejiles y sus uvas, también fue desvaneciéndose poco a poco. Apareció en «Sálvame» y se enfrentó a su otrora amigo Cárdenas. En los últimos tiempos, se le ha escuchado en «Una mariposa llamada nostalgia», programa de Radio21. La estrafalaria «cantante» Tamara (la de «Hoy voy a salir a por ti»), por su parte, se ha paseado por un sinfín de platós de Mediaset y se ha cambiado el nombre dos veces –pasó a llamarse Ámbar y ahora es Yurena–. Hace solo unas semanas, fue expulsada del «reality» de Telecinco «Gran Hermano DÚO» y arremetió contra la audiencia por no haber votado para que se quedase.

No le ha ido mucho mejor a otro de los míticos del programa de Sardá, el Padre Apeles. Tras su época dorada en «Crónicas Marcianas», el «cura», desautorizado por la Iglesia Católica en 1997, pasó por «La noria», «Espejo público» o «Sálvame» hasta ingresar, en junio de 2012, en un centro después de haber ingerido una gran cantidad de alcohol y fármacos. En 2017, se derrumbó en «Sálvame Deluxe». «La fama me destruyó», confesó. Pese a tener prohibido oficiar misa, actuó como auxiliar en el funeral por Monserrat Caballé el pasado mes de octubre.

Nuevas oportunidades

Rocío Madrid, por su parte, decidió apostar por la interpretación tras el final del espacio de Telecinco. Según «Lecturas», rechazó incluso comenzar a colaborar en «El programa de Ana Rosa» para dedicarse a actuar. En los últimos años, ha participado en series como «Amar es para siempre» y «El Ministerio del Tiempo», así como en el programa «Expedición Imposible», de Cuatro, y en «Me lo dices o me lo cantas», con Jesús Vázquez en Telecinco. El pasado octubre, actuó como invitada en «Tu cara me suena», espacio producido por Gestmusic (igual que «Crónicas Marcianas») imitando a Rozalen.

Tampoco le ha ido mal a Mariano Mariano, que tras el espacio de Sardá ejerció como jurado en «Mira quién baila». El humorista extremeño, que residió casi tres décadas en la ciudad madrileña de Alcorcón, presenta actualmente el espacio radiofónico «Mentes peligrosas» en Libertad FM. En radio también estuvo otro «marciano» Carlos Navarro, «El Yoyas», que pasó por el programa matinal «¡Anda ya!», de Los 40 Principales. Tras ello, se afilió a «Ciudadanos» y ahora está siendo investigado por presunta violencia de género.

Dos tertulianos míticos, Leonardo Dantés y Nuria Bermúdez, tuvieron suerte diversa. El primero se hizo ¿cantante?, mientras que la segunda pasó por varios platós de televisión, fue pareja de Cristiano Ronaldo y se convirtió en representante de futbolistas, profesión que sigue ejerciendo a día de hoy.

Otros colaboradores tuvieron que reinventarse tras el fin del exitoso programa de Telecinco. El cubano Dinio García se pasó al cine porno y después, se hizo empresario y abrió un local nocturno al que, como no podía ser de otro modo, llamó «La noche me confunde». Pero fracasó, y en los últimos años se ha hecho un injerto capilar (que le ha costado más de un disgusto) y ha reconducido su vida con una modelo búlgara. Coto Matamoros, por su parte, se tatuó media calva y se dedica ahora a dar conferencias en Latinoamérica y Estados Unidos, aunque cuando puede, le manda algún dardo envenenado a su hermano gemelo Kiko. «Es un psicópata de manual. Tiene muchos problemas. Solo me ha hecho daño, y a mi hija también», afirmó recientemente en una entrevista con «El Español».

Mejor le ha ido a Fernando Ramos, que ahora es parte de RTVE y del programa de tertulia deportiva «Estudio Estadio». Y a Daniela Blume, que suma 300.000 seguidores en Instagram, múltiples colaboraciones televisivas y en 2017, acabó como segunda clasificada de «Gran Hermano VIP», solo superada por Alyson Eckmann.

En el recuerdo, no obstante, quedan otros colaboradores que han perdido la vida en los últimos años, como Carmen Hornillos, «El Pozí», La Veneno y la recientemente fallecida Natacha Jaitt. Ellos, junto al Señor Galindo, descansan ahora en algún rincón «marciano».