ES NOTICIA

Duelos televisivos o cómo frenar a la competencia: la contraprogramación del siglo XXI

El término contraprogramar ha dado paso al stunting, el cual se produce cuando lo que una cadena busca es desestabilizar a la competencia por completo

«MasterChef», «GH», «Tu cara me suena» y «La Voz», son algunos de los duelos televisivos más sonados
«MasterChef», «GH», «Tu cara me suena» y «La Voz», son algunos de los duelos televisivos más sonados - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La televisión siempre ha trabajado bajo presión y atendiendo constantemente a lo que programa su competencia más directa. Los recursos que emplean las cadenas televisivas para captar audiencia son cada vez más, convirtiendo en un duelo mediático cada minuto en parrilla, provocando indecisión en un espectador incapaz de decidir qué producto consumir.

La rivalidad entre cadenas no tiene ni día ni horario prefijado, aunque las noches son las franjas horarias preferidas para llevar a cabo este tipo de contraprogramación: una práctica que llevan a cabo todas las cadenas y cuyo objetivo no es otro que conseguir más audiencia que su rival directo y, de paso, frenar el éxito del producto que se emite en la cadena de la competencia. No obstante, dada la multitud de duelos televisivos que han tenido lugar en los últimos años, es el espectador quien tiene la última palabra con su propia arma: el mando a distancia.

¿La estrategia?

En nuestra televisión, las cadenas utilizan la estrategia de contraprogramar para atraer a la audiencia cuando no le interesa el contenido que está emitiendo la competencia. No obstante, a día de hoy, parece haber perdido su verdadero significado para convertirse en otro muy distinto: el stunting, el cual se produce cuando lo que una cadena busca es desestabilizar a la competencia por completo.

Este nuevo término describe los cambios en la programación de las cadenas de televisión sin previo aviso o incluso en la supresión fulminante de espacios que se consideran poco rentables, todo ello motivado por la necesidad de presentar buenos datos de audiencia. Una práctica que no solo se ha llevado a cabo en los últimos años a la hora de blindar su parrilla frente al estreno estrella de la competencia, sino que, debido a la estación estival, las cadenas de televisión también se han visto colmadas de resbalones.

Para conseguir tomar la delantera, las cadenas se encuentran ante un verdadero corre-pilla para, ante el anuncio de la competencia, modificar su parrilla o incluso cambiar el día de emisión. De esta forma, la contraprogramación parece esencial para entender las estrategias de las cadenas y determinar todas y cada una de las emisiones. Constantemente, los estrenos o los cambios de días se ven justificados por las decisiones que las empresas rivales han tomado.

Pero esta práctica se ha visto en jaque tras la regla de los tres días. Y es que en julio de 2006 el Gobierno aprobó una medida por la que las cadenas estaban obligadas a anunciar cuáles serían sus parrillas definitivas con tres días de antelación. Aunque esto no ha impedido que, en algunas ocasiones, las cadenas no hayan respetado esta normativa y hayan efectuado cambios cuando han querido, prefiriendo pagar la multa establecida a perder una buena baza.

La temporada otoñal

Solo se necesita mirar cada día la televisión para darse cuenta de este fenómeno. Cuando la nueva temporada otoñal de las cadenas comienza, estas preparan sus mejores bazas para anteponerlas a la competencia y llevarse las cifras del día. Una especie de duelos televisivos que ya han comenzado.

La primera de estas batallas se ha vivido el pasado martes 19 de septiembre con el estreno de «MasterChef Celebrity», de TVE, y «Gran Hermano Revolution», de Telecinco. La cadena de Mediaset anunciaba el repentino estreno de uno de sus formatos estrella el martes, cuando su día regular de emisión era los jueves, frente a la mejor baza del ente público. Pero no le ha funcionado.

De hecho, a pesar de presentarse con un controvertido casting y la idea «revolucionaria» de introducir a cien aspirantes a concursantes en Guadalix, el programa presentado por Jorge Javier Vázquez debutó con el peor estreno de su historia: un 16,2% de cuota de pantalla frente al 18,9%. Y el talento culinario y algunos de los rostros más importantes de nuestro país, ganaron la batalla.

Es más, parece que, una semana después de su estreno, los responsables de «Gran Hermano» no están dispuestos a quedar semana tras semana en segundo lugar y es por ello por lo que el reality abandonará la franja del «prime time» de los martes. Así, el formato de Telecinco emitirá su gala semanal los jueves y mantendrá el debate los domingos, contando además con distintos espacios en el «access prime time» y también en el «late night» de diferentes días de la semana.

Telecinco, de nuevo a por los viernes

No obstante, Mediaset ha desatado una nueva guerra por la audiencia tras estrenar el pasado viernes 22 de septiembre su quinta entrega de «La Voz». Un debut que se saldó con un fantástico 21% de share. Pero los viernes es el día regular de emisión de programas de Antena 3 como «Me resbala», «Hipnotízame», «Tu cara me suena» o su formato con anónimos «Tu cara no me suena todavía» y, como era de esperar, la sexta temporada del programa en el que varios famosos imitan distintas voces del panorama musical, regresará a la pequeña pantalla este viernes 29 de septiembre.

Ambos formatos vivieron un duelo similar antes de verano, cuando sus versiones «Tu cara no me suena todavía» y «La Voz Kids», dos de sus formatos de entretenimiento más potentes, se enfrentaron en la misma noche. Una guerra que proclamó al programa de Manel Fuentes como ganador, aunque tan solo fuera por unas décimas. Sin embargo, el programa de Telecinco consiguió adelantarle, también solo por unas décimas, en las galas posteriores.

Ahora, este viernes, volverá a producirse la esperada batalla entre los dos grandes formatos de entretenimiento de Telecinco y Antena 3. La cadena de Paolo Vasile intentará de nuevo quedarse con una jornada que todavía se le escapa, aunque «La Voz» puede partir con ventaja por llevar ya una semana de recorrido. Aunque no lo tendrá nada fácil porque «Tu cara me suena» ya tiene la cita con su público apalabrada y fijada desde hace varios años, dominando siempre con datos superiores al 20% y provocando incluso el cambio de día de su rival el «Deluxe» al sábado.