ES NOTICIA

Elecciones catalanas Ana Rosa corta a un entrevistado por criticar la actuación policial del 1 de octubre: «Por ahí no paso»

La jornada televisiva transcurrió sin incidentes, a excepción del enfado de la presentadora

Ana Rosa en el momento en que cortó a un votante al que estaba entrevistando su reportero
Ana Rosa en el momento en que cortó a un votante al que estaba entrevistando su reportero - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Todos los canales generalistas sin excepción (TVE, Antena 3, Cuatro, Telecinco y La Sexta) se volcaron para dar cobertura a una cita electoral crucial para el futuro de España y de Cataluña. Desde primerísima hora de la mañana y hasta bien entrada la noche, un espectacular despliegue de medios humanos y materiales retransmitió en directo los avatares de la jornada de comicios catalanes. En horario de prime-time, cuando los resultados iban conociéndose con cuentagotas, las cadenas desplegaron a sus reporteros en colegios electorales y en las sedes de los partidos mientras que los tertulianos tomaban asiento en los platós para ir opinando sobre la marcha.

Televisión Española estuvo desde las 8:30 de la mañana totalmente volcada en Cataluña, con informativos, tertulias y conexiones en directo. A partir de las nueve de la noche, la cadena pública emitió desde Barcelona una edición reducida del telediario para dar paso de inmediato a un programa especial, presentado por Ana Blanco y Pilar García, en el que se fue anunciando en directo el reparto de escaños. A la mesa de análisis de TVE se sentaron Celestino Corbacho, exministro socialista y los analistas políticos Josep Martí y Joe Pérez Alegre.

Antena 3 apostó también por combinar análisis y conexiones en directo y, desde las ocho de la tarde, Susanna Griso y Matías Prats, pareja informativa durante casi diez años, volvieron a compartir plató tras once años de separación. La nómina de invitados del canal de Atresmedia fue amplia y variada: Francisco Marhuenda, Elisa Beni, Toni Bolaño, Rubén Amón o Enric Hernández. Sandra Golpe y Vicente Valles fueron los dos reporteros a pie de calle de Antena 3, la primera en la sede de Ciudadanos y el segundo en la del PSC.

Las cadenas de Mediaset dieron inicio a sus especiales tras los informativos ordinarios. En Cuatro Javier Ruiz presentó una mesa de análisis y debate constituida por Ernesto Ekaizer, Rodolfo Irago, Luis Arroyo y el periodista de ABC Jaime González. Entre otras entrevistas, el canal rojo conversó con José Manuel García-Margallo, exministro de Asuntos Exteriores, que fue sumario en su diagnóstico: «El procés ha muerto. Los independentistas son conscientes de que una declaración unilateral de independencia no lleva a ningún sitio, no es efectiva y no lleva más que a la ruina y a la fuga de empresas». Telecinco también analizó en directo los escrutinios con conexiones en directo con Madrid, Barcelona, Bruselas y otros puntos de interés.

La Sexta, la cadena que está convirtiendo en los retransmisores por excelencia de los grandes acontecimientos políticos, puso a Antonio García Ferreras como maestro de ceremonias de un largo programa dedicado a las elecciones. Entre los invitados se contaron Ignacio Escolar, director de eldiario.es o el periodista Javier Sardá.

De una rápida ojeada a los invitados en cada cadena se deduce a primera vista un dato muy claro: la desigual represantación de hombres y mujeres en los debates. TVE y Cuatro solamente sentaron varones a su mesa, y en la tertulia de La Sexta una única mujer pudo expresar sus opiniones.

La jornada televisiva transcurrió con relativa calma, pero con la tensión esperable en algunos casos. Más allá de los habituales enredos entre tertulianos, no se vivieron grandes broncas ante las cámaras. El programa matutino de Ana Rosa Quintana fue el único testigo de un momento que suscitó cierta polémica en las redes sociales.

Durante una conexión en directo con un colegio electoral, uno de sus periodistas entrevistó a uno de los votantes que hacían cola. El entrevistado explicó las diferencias que ha visto en comparación con los comicios del 1-O: «Gracias a Dios hoy no tengo que preocuparme de si voy a volver a casa bien o no porque haya aquí unos salvajes que me van a pegar o levantar del suelo».

Automáticamente, la presentadora instó a los realizadores a cortar la conexión pues, según ella, se estaba insultando a la policía y «eso en este momento no, por ahí no paso porque están protegiéndonos a nosotros». La polémico corrió como la pólvora en las redes sociales, convirtiéndose la periodista en Trending Topic a los pocos minutos.