ES NOTICIA

First Dates Un «sexblogger» casado busca «un cómplice» en «First Dates»

Ubaldo llegó a «First Dates» en busca de alguien con quien vivir experiencias eróticas que contar en su blog

CUATRO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La segunda noche de la semana empezó fuerte en «First Dates». Llegó al restaurante Ubaldo, un venezolano residente en Madrid de 34 años que se presentó diciendo que «siempre he sido el rarito, siempre he sentido que no he pertenecido al sistema...También siempre me ha interesado la sexualidad, la he investigado y vivido a fondo». Ubaldo dejó a los camareros boquiabiertos cuando contó su profesión: «Soy sexblogger, escribo artículos de sexo y me estoy formando como sexcoach. Mi blog es de divulgación sexual, hablo de todo lo referente al erotismo y la sexualidad masculina».

Pero el venezolano no estaba en «First Dates» para buscar una pareja, sino un conejillo de Indias: «Yo no busco pareja porque estoy casado. Lo que busco es alguien con quien probar mis juguetes eróticos, porque la sexualidad y el amor no tienen nada que ver, son cosas totalmente distintas. Por fortuna, hay personas que están abriendo la mente y viendo que el amor no es solamente cosa de dos, sino que caben más».

Para cenar con él llegó Óscar, un dependiente madrileño de 43 años que s epresentó diciendo que «me encanta disfrutar del sexo, porque es un regalo de la vida y hay que conocerlo y disfrutarlo a fondo...Estoy totalmente abierto a lo que pueda conocer aquí: una relación, una aventura, un juego...Me gustaría alguien con quien salir de fiesta, viajar, reírme...».

La primera impresión fue positiva para ambas partes, y pronto se dieron cuenta de las muchas sintonías que había entre ellos. Duvaldo tenía algo importante que confesar, y pronto se lanzó a hablar: «Yo busco un compañero, un cómplice porque ya estoy casado. A nosotros nos han vendido el amor de telenovela, ese amor sufrido...Pero el amor es disfrute, entrega, placer. Lo que necesito es un "partner" para descubrir mi sexualidad como algo relacionado con mi trabajo. Yo te puedo decir a ti que quiero practicar tal cosa que a mi esposo no le gusta».

Duvaldo se esperaba cualquier reacción, pero la más improbable tal vez era la que tuvo Óscar: «Yo también estoy casado, pero mi marido es mi mejor amigo y ya. Para mi la vida es como un buffet libre y hay que probarlo todo». Todo encajaba entre los dos y buscaban lo mismo en «First Dates», pero al final Duvaldo no quiso tener una segunda cita con Óscar y cada uno se marchó por su lado.

Para la siguiente cena llegó Mario, un trabajador social de 30 años que dice ser «solidario y con conciencia social, tranquilo y con inquietudes». Mario, madrileño, vivió este verano en India una experiencia que le cambió la vida y le hizo alcanzar, en sus palabras, «la paz interior». Busca en «First Dates» «aventurera, risueña y con conciencia social». Su pareja se llamaba Paula y era siete años más joven que él. Estudia magisterio infantil, pero lo que realmente le gusta es «la luna llena, me hipnotiza...Cuand hay luna llena me pongo sal en los pies porque purifica». Aunque la cena fue agradable y distendida, a Paula no acabaron de convencerle algunos aspectos de la personalidad de Mario, por lo que prefirió tenerlo «solo como un amigo».