ES NOTICIA

El Hormiguero Pablo Motos y Juanes recuerdan juntos sus mayores borracheras: «Me tiré cuatro días de resaca, fue horrible»

El cantante colombiano visitó «El Hormiguero» para hablar sobre su nuevo éxito y sus planes de futuro

ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este miércoles visitó «El Hormiguero» el cantante colombiano Juanes para presentar su nuevo éxito, el single «La Plata». Un tema que combina el vallenato con ritmos urbanos y que cuenta con la colaboración de Lalo Ebratt como artista invitado, la última revelación de la música colombiana. Considerado uno de los artistas más reconocidos y populares de América Latina, Juanes atesora numerosos premios entre los que destacan dos Grammys, más de una veintena de Grammys Latinos y una decena de Billboard Latinos.

El colombiano entró al plató entre los aplausos y los vítores del público. «¿Por qué no envejeces?», le preguntó Motos en cuanto se sentaron a la mesa, «te llevo viendo trece años exactamente igual, ¿por la noche te pones al vacío o cómo?». Juanes contestó que «me cuido en el gimnasio y en la comida, pero también me gusta la fiesta así que...Hay de todo».

Ya después Motos le preguntó por su nueva canción, en la que Juanes se atreve con el vallenota. «Siempre he coqueteado con él, pero en canciones más alternativas y oscuras», explicó el cantante, «tenía esa deuda conmigo midmo y con el folklore colombiano. Es una música que he escuchado desde muy pequeño. Estoy satisfecho con la canción». También confesó que «cuando salgo de fiesta, me gusta mucho cantar vallenatos».

Al hilo de esto, el entrevistador le preguntó «qué copa bebes cuando sales. Yo siempre vino o cerveza, porque si cambio no controlo y me doy cuenta demasiado tarde». El colombiano dijo que a él le encantaba «el whisky, yo lo puedo controlar. Me pongo hablador y feliz y me dan ganas de cantar. También me gusta el aguardiente, pero da una resaca muy seria». Motos nunca reconoció que nunca había probado el aguardiente, pero narró una borrachera con anís: «No hay nada peor, yo me rompí una pierna. Vi unas escalares, luego un rellano y otras escaleras y me tiré de un salto». Juanes se animó a contar su última experiencia con el tequila: «Hace 25 años en México me pegué una borrachera con mariachis y fue la última vez que tomé tequila. Terminé tirado en el orinal y cuatro días de resaca, fue horrible».

Ya zanjado el capítulo de las aventuras etílicas, Motos volvió sobre el trabajo musical de su invitado. Charlaron sobre el vídeo y el ritmo bailable de la canción. Juanes anunció que se iba de gira y Motos le preguntó si seguía teniendo miedo a volar. «Mucho, pero ahora ya lo controlo», relató Juanes, «ahora rezo y espero que todo vaya bien. Antes me tomaba un whisky o una pastilla. Yo pienso "si no me falla la licuadora en mi casa, ¿cómo me va a fallar este avión?"».

«¿Cómo os sienta a los de Medellín ser mundialmente conocidos por "Narcos"?», preguntó Motos. «Nos jode bastante», confirmó Juanes, «es algo que vivimos bastante fuerte, con dolor. Aquello duró 36 años, pero ahora Medellín ha cambiado mucho aunque todavía hay muchas diferencias sociales. Uno ve las series y la realidad no tiene nada que ver con lo que es hoy». «Lo que más nos molesta», continuó el colombiano, «es que los chicos ven esa y ven a esos personajes como héroes, como una opción de vida. Se idealizan personajes oscuros».

«Me han dicho que tenemos una obsesión en común», le dijo Motos, «porque creo que los dos estamos obsesionados con los algoritmos». Juanes rio y contestó afirmativamente: «Pienso mucho en el futuro y me gusta la tecnología. También pienso en la inteligencia artificial, y en cómo el algortima maneja nuestra vida, la música, los vídeos...». «Los algoritmos ya nos han vencido», anunció Motos, que se lanzó a dar un largo discurso sobre los efectos de la tecnología en nuestras vidas y cómo regalamos nuestros datos en Internet. «Esto solo se puede solucionar con la propiedad de los datos», reflexionó el entrevistador. «Por eso creo que las humanidades son cada vez más importantes», respondió Juanes, «todo lo demás lo van a hacer los robots». Para concluir, Motos dejó una última idea: «Se trata de aprender a seguir siendo humanos en medio de la tecnología. ¡Estad juntos, tocaros, haced el amor! Que eso es humano».