ES NOTICIA

¿Hubo tongo en «Bailando con las estrellas»?

David Bustamante y Yana Olina se han proclamado ganadores del talent show de La 1

David Bustamente junto a su pareja de baile, Yana Olina, en «Bailando con las estrellas»
David Bustamente junto a su pareja de baile, Yana Olina, en «Bailando con las estrellas» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«Bailando con las estrellas» ya tiene pareja ganadora y ha resultado ser la que más ha dado que hablar. David Bustamante y Yana Olina se impusieron al «alma de la fiesta», Manu Sánchez y su compañera de baile Mireia Arizmendi, y a la influencer Patry Jordan y Rubén Rodríguez tras bailar tres estilos diferentes.

Mientras que en otras versiones del concurso británico «Strictly Come Dancing» –como la estadounidense– se han podido ver grandes personajes como Pamela Anderson, David Hasselhoff o Kim Kardashian; en nuestro país el nombre más llamativo entre los doce concursantes ha sido el mismo que el del ganador del talent show producido por Gestmusic. ¿Casualidad? Los espectadores del programa creen que sea así.

Desde el primer programa de «Bailando con las estrellas», el concurso de baile dejó claro que David Bustamante iba a tener mucho peso o, dicho de otra forma, muchas posibilidades para convertirse en el ganador. Sin embargo, la audiencia no terminaba de empatizar con el cantante.

Programa tras programas, las redes sociales se plagaban de comentarios que tachaban de «gañán» al cantante que se dio a conocer gracias a «Operación Triunfo», mientras que él se esforzaba por hacer que quería dejar atrás su tortuosa separación de Paula Echevarría. Siempre con una sonrisa en la cara, Bustamante protagonizó un sinfín de rumores con Yana Olina.

¿Estaban juntos? ¿No lo estaban? La pareja de baile cautivó a más de un espectador (y a más de un periodista) que se quedaba frente a la pantalla con la idea de ver si harían algún comentario al respecto o un simple gesto que lo confirmara. Su evidente química daba más que hablar –o eso pensaba el programa– que, por ejemplo, la evolución en la pista de baile de Pablo Ibañez, más conocido como el «hombre de negro».

Por si esto no hubiese sembrado dudas suficientes, el desarrollo de la final generó aún más. «Bailando con las estrellas», según la propia crítica de los éspectadores, ni siquiera facilitó los porcentajes de las votaciones de los finalistas, y, de hecho, dio los resultados con demasiada rapidez. Esto puso en duda que siquiera se hubieran molestado en contado los votos del público.