ES NOTICIA

Jorge Javier Vázquez: «Me gustaría volver a ser anónimo, pero no sé cómo»

El presentador se estrena este jueves en «Gran Hermano VIP», en una edición con un casting «espectacular» y con sorpresas que «van a impactar al espectador»

Jorge Javier Vázquez presenta las galas de la sexta edición de «Gran Hermano VIP»
Jorge Javier Vázquez presenta las galas de la sexta edición de «Gran Hermano VIP» - DE SAN BERNARDO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Jorge Javier Vázquez cuenta ya las horas que le restan al reloj para que den las 22.00, cuando llegará su triunfal estreno como presentador de «Gran Hermano VIP». Hace dos años se puso al frente de la versión de anónimos, después de que Mercedes Milá decidiera dejar el formato. Ahora la cadena ha confiado en el presentador de «Sálvame» y «Supervivientes» para ser el maestro de ceremonias desde los estudios de Mediaset. Vázquez ya conoce todos los detalles de la edición que arranca este jueves y en la que «hay muchas cosas que van a impactar al espectador, mas que en otras». Incluso, aquellos que oculta la casa. El pasado martes por la tarde subió hasta Guadalix de la Sierra para descubrir el interior del lugar donde convivirán los concursantes.

«Tuve una reunión con Zeppelin cuando llegué de vacaciones, sobre el 28 de agosto. Ahí conocí más o menos de la gran parte del casting y me pareció espectacular», declaró Jorge Javier Vázquez a la prensa en la presentación de la nueva edición del reality. «Me pregunta hasta mi madre y no le digo nada. Y mira si sé cosas, pero no se lo cuento. Prefiero no saber mucho porque luego soy bastante proclive a meter la pata», dijo el presentador.

Con un renovado aspecto, que ha logrado a lo largo del verano utilizando –según asegura– tan solo «dieta y deporte», Jorge Javier Vázquez sigue teniendo ganas de «jugar» con los concursantes desde el plató. «A Garó le puedes decir perfectamente a la que cara que muy centrado no está, ¿no? Pero yo creo que es un elogio. Creo que para hacer televisión no tienes que estar centrado. Creo que la normalidad es muy rara», dijo.

Jorge Javier Vázquez no es uno de los famosos españoles que desearían poder estar dentro de la casa y aplica su situación a la que, probablemente, vaya a vivir uno de los concursantes. «Lo de estar aislados tiene que ser tremendo. Y, sobre todo, esa sensación de no saber qué está pasando fuera. Qué está diciendo la gente de ti, qué se está contando. El otro día lo contaba muy bien Makoke en "Viva la vida", que ahora está de plena actualidad, separándose. Pues yo entiendo que cuando entre a la casa va a tener mucha comedura de tarro porque sabe que se va a hablar de ella y lo malo es que ahí no controlas la información», asegura.

Lo que pocos saben es que el presentador disfrutó de una jornada en la casa junto a varios compañeros de la cadena. «Me produjo una cosa curiosa porque entendí muchas cosas que se viven en "GH". Porque Lydia Lozano hizo una paella y se equivocó y en vez de echar sal puso azúcar. Y era la única comida que teníamos. Y ya nos jodió que hubiese metido la pata, y empezamos a decir "Joder, esta tía pero de qué vas". Me acuerdo que estaba con Lorena Galán, una compañera que ahora trabaja detrás de las cámaras, y lo comentamos. Y comencé a entender el sentido de la convivencia, en la que a veces se empiezan a distorsionar las cosas y se crean alianzas».

«Chelo García Cortés es la eterna aspirante a entrar en un reality»

De hecho, le hubiera gustado ver de nuevo a su compañera de «Sálvame» en el encierro de Guadalix de la Sierra. «Es la asignatura pendiente de Lydia, el entrar en un reality. Creo que tiene miedo al qué dirán y a cómo pueda repercutir en su vida familiar». Además, dijo que el hecho de que Chelo García Cortés se vuelva a quedar a las puertas para entrar le genera ternura. «Es como la eterna aspirante. Es bonito. Creo que no va a entrar nunca a nada, pero hay que tenerla ahí siempre para cualquier programa que aparezca en Mediaset. Al igual que Isabel Sartorius era la eterna novia del Rey Felipe VI, ahora Chelo García Cortés es la eterna aspirante a los realities».

«Cuando el público vota a algún concursante para expulsarle creo que le da igual que sea más o menos famoso. Les gusta que el personaje haya sido cómplice, les haya gustado, haya dado juego dentro de la casa...», dijo, reconociendo que, aunque el casting pueda parecer espectacular, con la convivencia es cuando realmente va a comenzar el programa. Y la favorita para «agitar» la casa de Jorge Javier es Aramís Fuster. «Yo creo que lo mejor que te puede pasar es que Aramís te maldiga. Es la bruja avería, todo le sale mal. No hay más que ver cómo le ha ido la vida. O al menos esta parte porque como tiene 800 años o 1.500, quizá cuando tenía 400 pues le iba mejor». Y si Aramís se convierte en vencedora de la edición... «Ostras, si Aramís ganara haría grande a España. Es que convertir a una persona como Aramís en ganadora dice mucho y muy bien de un país», comenta en tono jocoso.

«Me gustaría recuperar el anonimato, pero no se de qué manera»

Jorge Javier Vázquez se ha convertido, con el paso de los años, en uno de los presentadores con más éxito de nuestro país. «Acostumbrado» al que las audiencias vayan bien o mal, asegura que está dejando de lado su faceta social en la vida privada porque «me aburre». No solo la cantidad de trabajo que tiene sino el ser un personaje público le han provocado que termine echando de menos el ser desconocido para poder «conocer a la gente en igualdad de condiciones».

«Creo que es el hándicap más importante de esta profesión. Cuando tú conoces a alguien, lo que te gusta es el efecto sorpresa, que la otra persona tampoco sepa nada de ti, pero eso en mi caso es algo que no existe. Eso me gustaría recuperarlo, pero no se de qué manera», aseguró, aunque lo peor de todo es que le repitan constantemente aquello «“¿Eres el de la tele?”. Pero es que, chico, el salir en la tele no implica que no puedas tener una vida social o no quieras acostarte con alguien, porque tenemos las mismas necesidades que todos. “¿Y qué hace uno de la tele por aquí?”. ¿Acaso si nos pinchan no sangramos?».