ES NOTICIA

«MasterChef 6» El alcalde y la alcaldesa lo confirman: Víctor y Sofía son la nueva pareja de «MasterChef»

Los exaspirantes tuvieron la oportunidad de volver a la competición cocinando un tipo de cocido, pero finalmente fue Dani el elegido

Los aspirantes de «MasterChef»
Los aspirantes de «MasterChef» - RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«MasterChef» regresa con buenas noticias: ha llegado la noche de la repesca; es decir, tu concursante favorito (ese que salió antes de tiempo) tiene la oportunidad de regresar cocinando un tipo de cocido. Pero primero tuvimos que ver a los concursantes en la batalla de la harina, donde tuvieron que superar tres retos.

El primero fue preparar una bechamel suave y sin grumos. Los dos peores, Jon y Tony, fueron eliminados y no pudieron hacer el siguiente reto: elaborar cupcakes perfectos. En esta prueba, hubo dos aspirantes que lo pasaron especialmente mal: Ketty y Fabio. Pero fue este último quien se llevó un «zasca», por llamarlo de alguna forma, del jurado. «Esto solo se lo puede comer alguien que esté muy delgado», le explicó Samantha Vallejo-Nágera. «Vamos, que no me lo puedo comer ni yo», contestó Fabio. «No, tu estás muy bien. Soy yo la que no puedo con esa cantidad de buttercream. Eso es una bomba de relojería», añadió la jurado.

Tras los cupcakes, solo Víctor, Marta y Sofía pasaron a la última batalla: cocinar un suflé de queso. Por suerte, tuvieron al chef Carles Abellán, que está al frente de diez restaurantes, para aconsejarles. Ninguno de los tres concursantes había hecho un suflé antes y Abellán les dio dos opciones: una dulce y otra salada. Finalmente fue Marta la ganadora del primer reto.

Una semana más, los aspirantes de «MasterChef» tuvieron que salir de sus cocinas para preparar un menú especial. Esta vez se trasladaron hasta el campo de maniobras de San Gregorio de Zaragoza, el mayor centro de ejercicios militares de España y el tercero de Europa, Allí, tanto los aspirantes como el jurado participaron en una maniobra de rescate de la Brigada «Aragón». Lo que no fue un simulacro es la prueba a la que se enfrentaron, porque cocinaron para el mayor número de comensales de sus vidas.

Sirvieron un menú para 200 invitados, miembros de la Brigada «Aragón» del Ejército de Tierra de las Fuerzas Armadas Españolas. Trabajaron como un único equipo, pero la valoración fue individual. Además, Marta, como ganadora de la primera prueba tuvo que elgir si añadir 20 minutos al tiempo de prueba o si salvarse ella. «siempre nos falta tiempo al final para el emplatado. Que todo el equipo cuente con 20 minutos. Que voy a eliminación, lucharé y pelearé», dijo la aspirante. Así que los chicos tuvieron más tiempo.

Los que no tuvieron un extra fueron los compañeros de «MasterChef 6» con los que se reencontraron. Allí tuvo lugar la repesca; pero solo uno volvió a la competición. Cada exaspirante cocinó 25 raciones de un tipo de cocido diferente: madrileño, gallego, montañés, maragato, extremeño y escudella catalana.

Después de la tensión que supuso la prueba, el veredicto del jurado no suavizó la situación. Solo hubo dos exaspirantes que se llevaron una valoración positiva: Ramón y Dani. Pero por un malentendido en la receta de Ramón, fue finalmente Dani quien regresó a «MasterChef».

Entre los actuales aspirantes el ambiente no fue mucho mejor. «Al haber repartido los platos por parejas, nos habéis simplificado la tarea. Hemos podido ver quién no ha trabajado bien», dijo Jordi. Finalmente, los únicos que se salvaron fueron el recién llegado Dani, Ketty, Sofía y Marta (que fue elegida como la mejor de la prueba). El resto, se quedaron con el delantal negro.

En la prueba de eliminación, tuvieron 75 minutos para cocinar dos platos saludables diferentes, uno para el mediodía y otro para la noche. O esa era la teoría. Tuvieron que contar bien las calorías de los alimentos a la hora de hacer la compra (con un máximo de 600 y un mínimo de 500) porque si se pasaban o se quedaban cortos tenían una penalización.

Finalmente, ninguno de los aspirantes con el delantal negro consiguió acertar con las calorías que tenía en la cesta así que todos tuvieron solo 60 minutos para superar la prueba. Y eso que el chef Ramón Freixa (dos estrellas Michelin) les dio las claves para que una dieta funcione. Oxana, pese a que comenzó la prueba con malas sensaciones, terminó con la ovación del jurado (incluída la de Pepe, a quien halagó: «a mí me gustan los hombres con barriga»).

Otro que llevó un sinfín de comentarios positivos y más de una risa fue Víctor. El «alcalde» presentó entre sus platos uno que estaba inspirado en Sofía, «en el rojo carmesí de sus labios». Sin embargo, Tony se llevó un repaso por parte del jurado, algo que también sufrieron Fabio y Jon. En el último instante, Pepe hizo que Jon y Tony se quitaran los delantales sin haber dicho ningún nombre. Por un instante, todos pensamos que habían decidido hacer una doble expulsión, pero el aspirante que tuvo que abandonar las cocinas de «MasterChef» fue Fabio. «Me llevo mi gente y una experiencia increíble. Estoy ansioso y con ganas de montar algo referente a la restauración», confesó.